Catarsis, entre la luz y la oscuridad.

Alma que caminas por forzadas sendas

¿sabes por qué ríen las viejas gaviotas?

¿cómo vive un ave con las alas rotas?

¿Gastas las palabras, deshilachas vendas?

Disputas, fracasas, trituras contiendas.

Cantas tu victoria en frases remotas

cuando se percibe ventura en tus notas.

Llegado el momento, es hora que aprendas.

Alcanzas la altura y vuelta al enredo,

traspasas errores que a un tiempo te indultan

transitando estrofas que escapan del miedo.

Tus juegos traviesos al orgullo insultan;

son tus mecanismos enlace al remedo,

puntadas que al juicio cadenas resultan.

Comentarios

María Manuela ha dicho que…
Después de la catarsis, llego la hora de tu juego.

Besos y aunque te note triste hay ocasiones en que eso da paso a sentirse mejor.

Un abrazote amigo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Un juego de disparates el que ahora viene.

Pasar del llanto a la risa, muecas del corazón.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.