Pausas y licencias.

Tomé el vino de tus labios rojos

en la espléndida tarde incombustible,

bajo el sol aterido del invierno

con un beso fugaz, vibrante y triste.


Enredé en los espacios y las sombras

entre abrazos de arena y tus mohines;

presencié, azabache, mi aislamiento

de este antiguo pesar que se repite.


Derroté en mis trastornos la manía,

acertada a vencer por lo terrible.

Disfruté en una pausa malograda

tu altanero rubor que hoy me persigue .


Sometí mi razón a tus caprichos

cotidianos y espesos, siendo firme,

solo encuentro aparejos destrozados

y un paisaje lunar: mis cicatrices.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gustó mucho tu poesía, muy rítmica y apasionada
almena ha dicho que…
Que tu las cicatrices de tu "paisaje lunar" se convierta en momentos llenos de felicidad.

FELIZ NAVIDAD, ENRIQUE
ybris ha dicho que…
Tras todo lo tomado en forma de besos, abrazos, disfrutes y sometimientos resulta demoledor encontrar sólo aparejos destrozados y un paisaje lunar de cicatrices.
Esperemos la lenta resurrección del reflejo del satélite al tiempo que la luz solar se va alargando a partir de hoy hasta la primavera.

Un fuerte abrazo.
noesposible ha dicho que…
Lo tuyo son estos destrozos del amor; estas guerras infinitas; el último verso es genial, genial.
Que tengas un año prolífico y feliz.
Un abrazo
filoabpuerto ha dicho que…
Para escribir así hay que vivir con pasión y es que aunque a veces duela la vida, siempre es preferible vivirla "sin anestesia" siendo conscientes de cada uno de sus embates, suerte que ella siempre concede "pausas y licencias"

Un abrazo, Kike

Merce
Anónimo ha dicho que…
Gracias.

Almena: Feliz Navidad también para ti.

Ybris: La luz y la oscuridad son parte de un mismo sentir, las cicatrices y lo destruido no son si no la otra cara de la moneda de la realidad, ser feliz y pagarlo.

Amparo: siempre en la agónica esperanza del devenir cotidiano.

Merce: el dolor y el placer nos hacen que sepamos que estamos vivos.


Un fuerte abrazo y os deseo lo mejor, no pq sean navidades, que a mí ya me dicen poco o nada, os lo deseo como parte de la vida que os merecéis. Ser felices o intentarlo durante el tiempo que nos está permitido.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.