Coplas para dos ausencias.

¡Ay prenda adorada!
no llores mi bien
si te duele el alma
sin saber porqué.

Si son mis amores
no hay nada que hacer
ya hace mucho tiempo
a otro entregué.

Si por las riquezas
que has de poseer;
olvidadas queden
no te harán el bien.

Si por los honores
que crees merecer:
piensa que lisonjas
nada son después.

Si anhelas constante
queriendo saber
y nunca lo alcanzas
no mueras de sed.

"Es por todo y nada,
inquieto lo sé,
yo busco y no hallo
¿qué me pasa pues?".

Comentarios

ybris ha dicho que…
Lo malo de las ausencias es justamente eso: buscar y no hallar.
Eso es lo que nos pasa en estos casos.

Un abrazo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
También es doloroso que si encontramos el lugar este tenga para nosotros la puerta cerrada y o nos quedamos como Enrique ante el Papa Alejandro ante las murallas con los pies descalzos en la nieve o continuamos el camino.

Salud.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección