Ahora, imitando, mal, a Sabina,

Ahora que ya son casi las dos
ni quiero ir a dormir ni tengo sueño:
y atino a darle vueltas a mi aire
al cortex cerebral o sea a los sesos.

Y tanta gira bola me provoca
pensar que pinto yo, así, en el medio,
en este instante, aquí, sobre la silla,
plantado como en isla un cocotero.

Quizá fuera oportuno darle al coco
un rato de descanso como premio,
accésit en la cálida almohada,
y deje que discurra el universo.

Ahora que me aburro y pinto cruces
de malta y calatrava con los dedos,
en una servilleta de papel,
cerrando las orejas me hago el sueco.

Ahora que repienso los teoremas
y no puedo sumar sino unos ceros
en un lenguaje estúpido y binario
que escapa a mi atención y en nada entiendo.

Ahora que ya llevo media hora
buscando un elevado pensamiento,
descubro que no pasan por mi mente,
están, como verán, a ras del suelo.


Ahora que no encuentro explicaciones,
ni un método o sistema verdadero,
ni acabo de dormirme o despertarme,
termino esta pamema y hasta luego.

Comentarios

Mariela ha dicho que…
Genial°!!!!
genessis ha dicho que…
Hola

Después de leer tus versos me quedo rebasada de un no sé qué..., admirada!!

Es como regresar de “las aventuras de Alicia en el país de las maravillas” con sabor a “bébeme” y “cómeme”.

Saludos desde el sur
amparo ha dicho que…
Para lo que da el insomnio! (y ya quisiera Sabina, por otro lado, con esa voz tan fea que tiene!

Feliz domingo
ybris ha dicho que…
Y yo digo que digno de Sabina.
O quizás Sabina digno de ti.
Sois diferentes estilos. Muy dignos los dos.
Aunque él haya conseguido más fama.

Un abrazo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Mariela; ocurrente sí, pero genial hubiera sido que se me hubiera pasado algo más por la cabeza.

Genessis; Alicia y sus sueños, o Antoñita la Fantástica siempre fueron inspiración para mí.

Amparo; yo no escribo de su voz si no de sus canciones y letras, a mí me gustan la verdad, son un pulso a la vida.

Ybris; ya sé que tenemos estilos diferentas tanto en la escritura como en la música, mas yo admiro a Sabina y que tenga más fama que yo es lógico y yo me alegro por ello, además ¿qué haría yo con tantos seguidores? Me agobiaría.

Gracias por leerme; más cuando estoy tan espeso.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.