Escaramuzas vitales.



Tinta de rayos, la tarde se acompaña

por los campos de Marte y Proserpina.

El fragor del combate se adivina

y la hora final se muestra extraña.


Un aullido feroz, en forma huraña,

de la oscura y taimada carabina

se dispara en rayada anfetamina

y en un glauco pesar siembra cizaña.


Su silueta, tramada en impostura,

representa sin más implicaciones:

el valor de los cubos de basura.


Es el signo del ser, que a trompicones,

se alimenta en el duelo sin usura

y no encuentra en el reto soluciones.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Este espléndido soneto es la prueba fehaciente de que has has vencido en tu última escaramuza vital.
No sabes cuánto me alegra.
Todos andamos un poco a trompicones y con harto duelo.
Pero la solución no está en el reto.
Está en la incorregible contumacia con que nos enfrentamos a la vida.

Un enorme abrazo, amigo.
amparo ha dicho que…
Parece que relatas un partido de fútbol!!
Obsesión.
Un abrazo.
genessis ha dicho que…
Hola

Al final de la calle
Su silueta tramada agazapa un muro
Calle abajo
Lugar donde las palabras se quedan
en las paredes
Sin sentido
Sobre la vía
Nutriendo retos
Montando soluciones
Sin usura.

Saludos cordiales
Enrique Sabaté ha dicho que…
ybris, nunca se vence en las escaramuzas de la vida, tarde o temprano acaban atropellándote.

Amparo, la obsesión balompédica nada más lejos de mí.

genessis, hermoso poema el tuyo. las siluetas indómitas que se enseñorean de los acertijos.

Salud

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección