Nigromancias

Quise por ciertas cuestiones

venderle mi alma al Diablo.

Me disipé en escaleras

descendiendo sus peldaños.

Hice conjuros diversos

de grimorios reputados.

Consulté a un espiritista

y me amigué de los malos.

Evoqué fuerzas astrales

y me estrellé como mago.

Dispuesto estaba a hacer trueque

firmando el eterno pacto.

Ollas de Pedro Botero

ya podéis irme esperando.

Es demasiado el esfuerzo

un hercúleo trabajo,

enredar miles de causas,

lo que he dicho, todo un caos.

Recoger en luna nueva

de la caja de un finado

por mano de la justicia

los cuatro herrumbrosos clavos.

¿Y donde se encuentra eso?

en Europa no hay cadalsos,

lo único que nos queda

es un triste hipermercado,

aunque pensándolo bien

vienen muchos condenados.

Esa amigo es otra historia

más dura que este teatro.

Sigo yo con Belcebú

y su arreglo malhadado,

la de vueltas que hay que dar

para el infernal contrato.

El arreglo es como sigue,

siempre según lo acordado,

diabólicas posesiones

y cuernos de cabra macho,

alas de mosca en conserva,

sangre cocida de un sapo,

otras guarrerías más

vienen al pelo y al caso.

También hay que disponer

de la cabeza de un gato

que solo se alimentara

de la carne de un humano.

Un círculo se dibuja

y se le inscribe un triángulo,

con unas rayas de más,

ya tenemos el pentáculo.

Hay que vestirse de negro

y hacer de la capa un sayo

gritando mil tonterías,

eso sí, con gran boato.

Al final, del de la lumbre

no se ha de encontrar ni rastro,

mas ahora que lo pienso:

amor ni poder reclamo,

ni dinero o latifundios,

ni aspiro a nada, si acaso

a ser feliz cuatro días

que con eso ya me basto.

No hago pactos con demonios

ni vale mi alma un ochavo.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Ya te iba echando de menos. Eres una buena y entrañable persona.
Tan buena que ni regalado te iba a querer ningún diablo tradicional.
Aunque quizás sí alguna diablesa con sentido del humor, del ritmo y de la poesía.
Aunque debe de haberlas no es fácil encontrarlas porque las solemos llamar ángeles.
Tú y yo tendríamos que organizar un buen aquelarre enredando miles de causas en este hipermercado triste e infernal en el que tantos caen.

Venga un abrazo fuerte.
genessis ha dicho que…
Hola

¿No será efecto del viernes 13?

Avísame el quinto día... que tu alma vale más que un botijo de ochavos...

Saludos cordiales
filoabpuerto ha dicho que…
¡Para mí que tú ya estás poseído
de "dionisíaco" espíritu
subvertidor de valores,

contumaz e incorregible amigo!

Abrazos

Merce
amparo ha dicho que…
Absolutamente gótico.
un abrazo
AÑIL Y CAL ha dicho que…
Saludos Mr. Sabaté. ¿Seguro que lo de la cabra funciona?.Encantado de leerte.Adolfo.
lemoinestar ha dicho que…
Al final, del de la lumbre
no se ha de encontrar ni rastro,
mas ahora que lo pienso:
amor ni poder reclamo,
ni dinero o latifundios,
ni aspiro a nada, si acaso
a ser feliz cuatro días
que con eso ya me basto.

Más que suficiente y sin necesidad de tantos experimentos... quienes le leémos nos conformamos con las pócimas mágicas de sus versos.

Besos de retorno.
Chalá perdía ha dicho que…
Tu alma vale mucho, déjate de diablos.

Eres un cielo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Ybris;
Una buena bruja
que quiera seguirnos
por los andurriales
que dan al abismo,
bella diablesa,
sal para el camino.
Tres o cuatro versos
y algún Tiovivo
donde demos vueltas
como da el destino;
cierto es, compañero,
quien puede decirlo
podrá cual Neruda
confidente al viento:
yo sí que he vivido.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Genesis;

¿Cómo al quinto día?
mejor al primero,
segundo y tercero
y en cuaderna vía.
Diré que veía
lo que quise ver:
un amanecer
cargado de nubes,
de astrosos querubes
un atardecer.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.