Color cobalto y mandarina.

Noviembre en las hojas entre un gris ceniza
y un olor rebelde de cobalto acero.
Alfileres rojos -en un agujero-
materializados en rayuela y tiza.


En el aire flota humo del tintero,
las tristes heridas me invaden de pronto
y lo tragicómico parece tan tonto,
veloz se diluye con el aguacero.


Cual montaña rusa a tracción remonto.
Hoy es solo un día del mes de noviembre
en cuitas distintas llegará diciembre,
esto sí es presente, no es si no lo afronto.


Dos en el camino son un ser bimembre.
Tres patas de palo sostienen un banco.
Cuatro son los versos donde yo me atranco.
Revolucionario el cinco de septiembre.


De Fortuna y Eros espero ser blanco,
que la voz me salga conspicua en endechas.
Si saetas lanzo que acierten sus flechas.
Y escribir derecho tan bien como el manco.


Fundido en asfalto de calles estrechas
o hierba que crece en ancha avenida.
Sí, deja tu opinión, aquí es bienvenida.
Aunque no se atienda porque faltan fechas.


Si no inteligente fuera divertida,
concededme al menos que ha sido ingeniosa.
Sé que no he dejado una idea asombrosa,
yo no tengo otra, ni muy atrevida.

Comentarios

almena ha dicho que…
Quique, qué bien y qué claro expones los deseos.
Me sumo decididamente a "De Fortuna y Eros..." y sus tres siguientes versos

;)

Feliz domingo, amigo
Un abrazo
Enrique Sabaté ha dicho que…
También a Esculapio para que podamos disfrutar de lo apetecido.


Gracias.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.