Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2009

Sombras de otoño.

Imagen
La sombra nos invade la mirada
el día que la luz es más brillante.
Recoge tu equipaje caminante
tus láminas de fuego y llamarada.


No evites de la pena la llamada,
tu marcha es patrimonio de gigante,
pertrecho de un sencillo y expectante
acervo en locución acicalada.


Acepta los discursos disidentes:
disipan las arengas tenebrosas
de rancios madrigales evidentes.


No olvides que en la sangre de las rosas
se encuentran las palabras inconscientes;
mañanas de quimeras asombrosas.





Guijarros y hojarasca en un bostezo
de otoño ocre y carmín y madrugada.
Tapices naturales guarnecidos
en una exhalación de sinfonías
que entonase su aliento en la avenida,
en los viejos parterres de coníferas,
en los álamos, acacias y matojos
silenciosos, huraños y aburridos.
En la espera que ve crecer la vida
en los ojos de niños estridentes
que arrastrando sus pasos variables,
en un juego de alondras y jilgueros
-en su empeño de hermosas melodías-
se animasen de nubes y esperanza.




La imagen vuelve a ser tomada del blog de mi hija Sara.

http:…

Lúcida estética. A Sara por su blog.

Imagen
Sincrética atracción por la hermosura
en hilos que enhebrasen luminarias.
Cometas y guedejas incendiarias
en un vuelo de imán y singladura.

Ardientes intervalos de apostura
escalan por galaxias solitarias,
sus órbitas engendran libertarias
delicias de satén sin envoltura.

Coral de caramelo y chocolate
Su juego de topacio y disparate.
Gaviotas en los mares del Oriente
modulan seductoras los planetas:
magníficas, graciosas, pizpiretas,
descubren su belleza displicente
La imagen es de Sara S. Os dejo el enlace a su blog para que la visitéis si os place. http://autourdelacoquetterie.blogspot.com/

Nocturnas bataholas

-¿Quién vive?
- fantasmas de la sombra.
Espectros
de noche y de tormenta.
-¿Escuchas?
-los siento y me persiguen
-¿te agreden?
-me alcanzan, soy yo mismo.




Ya llega el precipicio de la prueba
-Contraste de ambición y de vigilia-
El viejo garabato que me auxilia
su rastro de corriente me subleva.


La imagen del producto no me eleva,
es género común el que me exilia
-penetra mucho más mi bibliofilia-
camino de las bardas a mi cueva.


Cultivo mi aflicción por los sujetos
en olas sin cuidado; y mis sonetos,
errantes de la acrópolis al limbo,


insomnes como almenas de atalaya
-cual bardos que entonaran la batalla-
se extienden con el humo de un cachimbo.

Irreflexivo singular

No finjo ni el horror ni el desengaño,
ni soy de los que encubre los lenguajes.
No vivo de esperar los estiajes
ni aguardo de la sombra el mar de antaño.


Me basta la expresión del ermitaño,
la jerga del sendero sin ambages,
los credos del rocío sin peajes.
Con poco más o menos ya me apaño


No niego que me duele la desdicha
ni trato de entender lo que me pierdo
ni evito someterme a la tormenta.


A veces la razón se me encapricha;
concluyo cuando sé que no estoy cuerdo
y acabo por cantarme las cuarenta.

Insolencia cordial

Disculpe el mundo entero mis ficciones:
patrañas proyectadas por instinto.
Confieso que este acto no es distinto
a otros que me aportan soluciones.

Son algo baladíes mis razones:
conjuro un universo variopinto,
injerto una camelia en un Jacinto,
extraigo del jardín mis municiones.


Conjugo la mentira y el engaño,
de oficio lenguaraz y palabrero,
mercando baratija y faramalla.

Navego el calendario cada año.
Estimo el agua más que el monedero
y más una ilusión que una medalla.

El ojo sobre la semana. A Max Estern y su semana de bondad.

Imagen
Escamas bajo túnicas salvajes,
corazas de dragón majestuosas.
Tormentas de sapiencia, estrepitosas.
El agua reinventada en oleajes.

Mordido por el mundo y sus paisajes,
que el ídolo atormenta, en religiosas
señales en las crudas y tediosas
estancias del dolor, cifras mensajes

Martirio y decepción en amalgama.
Talento de león que te estremece,
te acusa de avariento sol sin llama.

Perfecta a la serpiente se le ofrece
un nudo rosicler y una proclama
de sangre y penitencia; te ennoblece.




Max Ernest nació el dos de abril de 1891 en Brühl, Alemania. Murió el uno de abril de 1976 en Paris, Francia. Está enterrado en el cementerio de Père Lachaise de París.
En el museo de Orsay de París exponen su obra completa de collages Une semaine de bonté.


http://www.nndb.com/people/704/000082458/

http://miltonisland.wordpress.com/2009/02/13/exposicionesx2/ Las imágenes están extraidas de estas dos páginas, una corresponde a la obra de Max Estern la Corte del Dragón, no sé como está numerada. La segunda es un retrato pero…