sábado, 28 de noviembre de 2009

Disparates a la veintiuna.


La búsqueda de un éxito, presunto,
en cárcavas humanas y en taludes
que inclinan al exceso en las virtudes
perfectas y su envite es el asunto.



Aclaro que es el juego a más de un punto,
dispones al azar tus aptitudes.
Total, es la afición de multitudes.
La broma es terminar de archivo adjunto.



No hay hilo en el hilván, cabo ni cuerda,
la hebra es una apuesta al par parejo,
sin as ni comodín, reyes o reinas.



El mazo está cortado a mano izquierda,
compite este soneto a impar bermejo.
¡No juegas a este rol que te despeinas!


sábado, 14 de noviembre de 2009

Un rato de insomnio,

Anduvimos por acuarios,
vidrieras, lagos, cristales,
somos dos viejos corales
en un mar de relicarios;
un duo de solitarios
en el mismo petrolero.
¡Tú me quieres, yo te quiero!
contamos estrellas juntos,
tenemos nuestros asuntos
y respuestas que no espero.

Eres una madrugada
y una lenta percepción,
un místico diapasón
con la mágica tonada,
la encantadora balada
y la cruda realidad;
el mapa de la ciudad
con los puntos cardinales
y su prisa de hospitales:
una mujer de verdad.

Está bien ver lejanías,
hipotéticos nirvanas,
jaujas y magas morganas,
que la bruma de las rías
envuelve hechizados días,
y el cabello de la aurora
afina trazos y dora
el terruño y la floresta;
ya que Cupido me presta
le haré el honor en tal hora.


No hay deudas ni pagarés,
ni préstamos o alquileres,
hay prendidos alfileres
que es mucho más ya lo ves;
sabes ya qué es lo que es,
ágil perfil de serrucho,
en ese vaivén que escucho
con la impresión de leyenda
¿Dije que eras estupenda?
¡Mucho, mucho, mucho, mucho!