Besugo. Bestiario burlesco.

III

Nada te molesta. ¡Serás calamar!.
¿Tus ojos que miran píos y arrobados
si no eres más listo que otros pescados?
Sólo mercancia que viene del mar
como tantos otros de cualquier lugar,
piscifactorias manufactureras
de tiempos modernos y de carreteras;
anclate en la inopia de redes y anzuelos
de politiquillos y otros reyezuelos,
sigue practicando tus buenas maneras.

Comentarios

Miquel ha dicho que…
unmmm ¡¡esto es poesía quevediana ¡¡¡
almena ha dicho que…
ay! que se me ocurre situar al besugo en un "rebaño"

;)

feliz domingo amigo!
Noray ha dicho que…
No hay peor besugo que aquel que camina por la tierra.



Un abrazo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
En ese sentido andamos, imitando a los clásicos sin llegar a su nivel.

Quizñá me está saliendo demasiado humano el bestiario.

Besugos de tierra adentro.

Muchas gracias por el comentario, no tenía intención de hacer ninguna serie de poemas. Sólo quise escribir el primero el de la avispa. En realidad siempre ha habido bestiarios en la literaura y el imaginario, así que gracias a haberlos recordado estos días en libros y museos se me ocurrió el primero de ellos, los demás han sido por que me los habéis inspirado con los comentarios y así también me animo a seguir sin saber a dónde irá.

Gracias de nuevo. Miquel, Almena, Noray... Y todos aquellos que leeis sin poner un comentario. También se admiten los coemntarios contrarios.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.