Murcia hermosa.

En Carrascoy , en la sierra


Me puse a entonar parrandas

y me asomé a sus barandas

en el Palmar y en su tierra.

Me quedé en las veredillas

de Las Torres de Cotillas,

si en Aljucer no la hallo,

me callo.



Por Beniaján te decía

al Santo Ángel llegamos

y me contestabas: ¡vamos!

Al pie de la serranía

¿la parrandilla se acerca?.

Después de pasar la Alberca

subiré hasta La Fuensanta,

me encanta.



Cuando llegué a la del Gallo,

cresta tan cacareada,

puse fin a mi jornada,

de la barraca al serrallo

terminé con mi cansera.

¡viva Murcia! y quien la quiera

como Vicente Medina

atina.



Alguna vez fui auroro,

aguilandero, después

cuadrillero de mil pies

y parrandista en el coro.

Desgranando malagueñas

entre Azohías y Aceñas

las encontré en Mazarrón

a montón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.