Sonoridad paradójica, A Amparo.

Vibración sonora en frecuencia audible


por la sinuosa corriente imperfecta

en las vectoriales que parte una recta

desde un infinito universo flexible.



En una cadencia volátil proyecta

compases al ritmo que marca la norma

La pauta elocuente del mensaje, en forma,

teledirigido en emisión correcta.



El estereotipo de una plataforma,

técnica y cadente, que arbitra el mensaje

en el breve espacio de un cortometraje

Otras disonancias encajan la horma.



En la polimorfa intención del lenguaje

la señal transmite en ondas paralelas

secos pensamientos sin muchas cautelas,

oscilantes ciclos de escasos voltajes.



Dejo por sentado que son triquiñuelas,

bucles insolentes de bribón honesto,

de arlequín perdido en un manifiesto

algo marrullero de ruin sacamuelas.



Tan solo un sonido resulta propuesto,

tan acelerado como recurrente.

Lento como pocos y poco estridente.

En la paradoja, como queda expuesto.



Frágil argumento en acto potente

sin interrupciones ni preliminares

sobre sucesivos juegos malabares

de una estratagema activa y latente.



Acústica prueba en periodos dispares

este trabalenguas de dicción confusa

que más se equivoca cuanto más se usa

en filosofías de tascas y bares.



Remarco el acento y me sirve de excusa

armar consonantes a tiempo completo

en la simetría de obtusos catetos,

en falso equlibrio, se queda inconclusa.

Comentarios

Miquel ha dicho que…
suena bien esto de la sonoridad paradójica...
Amparo ha dicho que…
Ahhhh, mira que no me pasé ayer y no había leido este poema geométrico matemático tan armado. Espero sea para mí la dedicatoria, porque no hay nada que más me guste que la mezcla entre ciencia y poesía.
Y más lo inconcluso.
Un abrazo
Enrique Sabaté ha dicho que…
Paradojas literarias sonoras circunscritas a una geometría ilusoria.


Sí, está dedicada a ti.
Amparo ha dicho que…
¡¡¡Pues muchas gracias!!!!, no todos los días tiene una un regalo tan original.
Abrazos

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.