No me avergüenza pedir
lo que hoy sobra en tu mesa
ni ser mendigo me pesa,
ya no sé de resistir.
No me acostumbro a vivir
como gato en tu desván
ni a que me niegues el pan,
ni burléis me pena ahora:
Qué dulces quedan señora
todas las manos que dan

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.