Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Artesano del verso. A Stella.

Si mis versos fueran buenos
el público los leería
quizá los editaría
una editorial al menos
los bolsillos tendría llenos
de cordeles y de chinas
en el cuello perlas finas
mis concubinas llevaran

y quizá me comentaran
de Berlín a Filipinas.

No ando de ingenio escaso
ni de rapidez mental
y sé que en elemental
octósilabo me paso
por el lenguaje y acaso
tenga cierta maestría
al colocar con oficio
las palabras, ejercicio
que se nombra artesanía.

Mas eso no es ser poeta
quizá bardo cantarín
y trovero o repuntín
o de la palabra esteta
coplero soy que puñeta
y no excelente tampoco
suelto algún vocablo loco
y tengo mente de noria
o de puerta giratoria
que hace mi verso barroco.












Sin condiciones preliminares

Aprendiz eterno en diversos oficios
en una constante sin fin recurrente
al origen propio causal y corriente
de un metalenguaje lleno de artificios.

Libre entre palabras de pocos prejuicios
que no determinen la parte aprendiente
ni en lo espiritoso ni en lo contingente
ni en pocas virtudes ni en bastantes vicios.

Sé de los acentos que no tienen tilde
en la ortografía de unos pocos mapas
dividido el mundo según Zoroastro.

Siempre en mis labores se entreteje un rastro
que me lleva al puerto de arrebatacapas
donde el vanidoso se declara humilde.



Citas citables

Me gusta una cita que no diga nada,
ni explique los mundos, ni sus ecuaciones
ni en sus argumentos brinde soluciones
aunque más me gusta cuando equivocada
dirige su senda a la cierta trompada.
Hay quien sus verdades dicta a voz en grito,
otros sus mentiras dejan por escrito
algunos expresan solemnes silencios,
páramos helados de ojos recencios.
Todos estos memos me importan un pito.






Yo y mi medianía de poeta flojo
de escurridos versos de carne de angula
en el mismo tono rebuzna la mula
voces de sirenas en un desalojo,
la nota chirriante que entona un cerrojo
en palos que al agua me dejan los remos,
tan lejos de centros como en los extremos
en ripios que alcanzan grados absolutos
resultando claros mis anacolutos
lo que me sitúa en la lista de memos.

Agora rasa.

La plaza de empedrado y soportales
esconde nuestra rosa de los vientos
cansada de los pasos cenicientos
que damos cada día y sus iguales.


La prisa en los sujetos ordinales
acaba en abultados fingimientos
que abusan de unos métodos violentos
impropios de inhumanos materiales.

El huso del silencio en carne viva
sin horas en el tedio de la siesta
ni un tímido indolente que te escriba.

El resto es la resaca de una fiesta
en clara propiedad constitutiva
de todas tus preguntas sin respuesta.





















Quijote

Con rostro triste y del dolor vencido se acerca valeroso, aunque abatido, al curso de la noche más hiriente, con signos advertidos de demente; curioso, sorprendido y errabundo, utópico, guerrero vagabundo, quijote y caballero el más querido
Atrás dejó quimeras inconclusas, ilógicas batallas aún confusas, de hazañas y de entuertos que deshizo. Inquieto nigromante  que en su hechizo la luna le señala y obsesiona; y esconda donde esconda su persona, le sigue en la derrota sin excusas.
Errático galán  enamorado, platónico febril y alucinado, las damas que imaginan sus amores sublimes,  si le ofrecen sus favores, en duelos y quebrantos se figuran, le vencen, le lastiman y torturan; y al cabo por Cupido es derrotado.






El espíritu de la gaseosa

Veamos ahora que margen tenemos
para dilatarnos en presente ubicuo
en un universo vectorial oblicuo
cuando el genio anhela lo que no sabemos.

El papel glorioso de unos cuantos memos
es acelerarse y mostrarse conspicuos
en merecimientos absurdos e inicuos
miden a los otros con propios baremos.

Yo en mis opiniones ando siempre errado
uso a trompicones palabras pomposas
y aunque nunca acierte tampoco me enfado.

Si guardáis secreto os cuento una cosa
si me pasa esto invoco el sagrado
espíritu vacuo de la gaseosa.
Decimillas locas
en paparojote
estrofas de bote
me salen muy pocas,
se me vuelven locas
y en sus arrancadas
dejan aparcadas
mis otras miserias
mis miedos e histerias
se ven estancadas.