Sonetillo.


Vengo de la patria humana,
esa raza indefinida
que anda en la tierra perdida
sin encontrar un nirvana.
De toda espiga que grana
en libertad sin medida,
de aquella que fue nacida
al amparo en la genciana.
De la simiente del cuero
que el látigo no derrota,
la dignidad del pueblero
que es de todos compatriota.
En cualquier lugar, frontero,

de piedra por cabezota.

Comentarios

Amparo ha dicho que…
Buena patria. He estado hace una semana en el museo de la evolución de Burgos, y la verdad, qué destino el nuestro y qué duro el progreso. Sigue con tu contumacia.
Un abrazo
Amparo ha dicho que…
Enrique: feliz año 2014, espero seguir viéndote por aquí. Un abrazo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Gracias Amparo, ya ves que tengo olvidado y abandonado el blog.

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.