jueves, 28 de febrero de 2013

He abierto consulta de videncia.



Ya lo saben mis amigos
que cuando me da me da.
Dije que así lo sería
y vengo de charlatán.
Hice un curso de vidente
para ver el más allá
y otro que de quiromante
buena patente será
para lectura de manos
y algún que otro enigma más
que en pocimas y esconjuros
traigo remedio eficaz.
Si quieren y no se asustan
en mi bola de cristal
leo yo el futuro a secas
Y mojado mucho más.
También el aura percibo
y se la puedo aclarar,
si tuvieran mal de ojo
mis versos lo quitarán,
qué hay diablos en sus casas
y llegan a molestar
acudan a mis servicios
que por un precio se van.
Si fueran males de amores
que tanta guerra nos dan
les digo yo unas patrañas
y no ya no les dañarán,
pongamos que es otro el caso
que quieren solucionar
con el horóscopo vean
como se les va arreglar,
que llevo la suerte hermano
si tienen con que pagar
porque a mi servicio tengo
una magia de verdad,
así que abrí mi consulta
que podrán adivinar
con las flores del romero
e incienso bien olerán
que aun que resulten mentira
algo de gracia tendrán,
aquí les dejo mis señas
por si quisieran probar
ustedes manden dinero,
buena vida me darán,
porque yo no he de engañarles
eso bien han de observar
que yo nunca soy tramposo
y en todo digo verdad.
Si la copluca ha gustado
aplaudan hasta engordar.

Hortensias. A Mathilde Outtier.


Hortensias en la veranda
del color del desconsuelo
alegres como un chicuelo
que tejiese una guirlanda.
La famosa jacaranda
con la suerte sin cadenas,
libre a pesar de las penas
de un luto multicolor,
cantaría el trovador
sus notas a manos llenas.

Rufianes.

Caravaggio.

Los tahures. 1594.

A Don Azpeitia Jose Antonio.

En el juego rufianesco
enzarzados los tahures,
gualdas, púrpuras y azures,
sobre el tapete grutesco.
Hidalgos en parentesco
afinado de barbianes,
engalanados chalanes
de la burla y el chitón,
súmese amigo al bribón
estadio de los jayanes.

Charlemagne et ses Lavdes. En Notre Dame, París.



 





Allá en la isla de Francia
Carlomagno y sus guerreros
esperan a los viajeros
en su feroz elegancia.
"Mon seigneur", en la distancia
os presento reverencia
a vos que sois quintaesencia
de una Europa de verdad
y no de esta iniquidad
de banqueros sin conciencia.




El Tañedor de Laúd. Caravaggio.


Este arte transitorio
de efímera juventud
en sus notas de inquietud
tañe un fugaz repertorio.
Sirva de recordatorio
del compás y su dominio
que en oscuro patrocinio
de tiempo va a parte alguna
en elección de fortuna
sino en puro raciocinio.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Charlatanes. A doña Dolorcitas.




El pago es en diferido
por el montante aplazado
en acuerdo simulado
como lo hemos decidido.
Se liquidará el despido
En prorroga retardada
la cantidad derivada
y el seguro recompuesto
con cargo a este presupuesto
en anuencia concertada.

En la cláusula se adhiere
el citado desembolso
a la vista por reembolso
que en el contrato sugiere.
No apresure ni acelere
la contrata ni al contrario
que se abonará el salario
según causa y perspectiva
lo que la nómina activa
sugiera por calendario.


En el haber se amortiza
por el débito en suspenso
en un interés extenso
lo que el contrato matiza.
Se me va a escapar Suiza
como parte del embrollo.
Atiendan que traigo un chollo
en acto compensatorio.
Si les gusta el envoltorio
pueden tragarse este rollo.

¿Entendieron lo que he dicho?
Tienen en la tripa un bicho.

lunes, 25 de febrero de 2013



Un cuento corriente y moliente.

Por un camino empedrado
y en medio de la espesura
me encontré una tal figura
que me entretuvo, asustado,
pregunté a la criatura,
¿Qué me pretendéis, mal hado?
Me prendes de la cintura
y yo no te he convocado.

Vengo aquí que me invocaste
Anoche con un conjuro
Ya me extraña, estoy seguro
que tú sólo te engañaste
yo soy el señor oscuro
y yo el más tonto que hallaste
tantos que tienen un muro
pierdes si a mí te acercaste.

Yo te puedo conseguir
Todo aquello que tu quieras
Dinero, joyas, poder,
Y las mujeres más bellas,
Las más hermosas doncellas
Todo podrás elegir
Tú sólo déjame hacer
No has de temerle a las fieras
Tendrás el mejor vivir
Hasta el día que te mueras.

Luego me darás el alma
sólo pesa quince gramos,
un papelito firmamos
en esta hoja de palma, 
señor mío ten más calma
y dime quien eres tú:
Yo me llamo Belcebú
Emperador del infierno
Soy el jefe del gobierno
Y te puedo hacer fufú.

Y yo que soy descreído
estas palabras contesto:
Idos y podéis largar
a otro lugar con el cuento.
Nadie me quiera vender
ni paraísos ni infiernos.


domingo, 24 de febrero de 2013

La Nave de los locos

El Bosco.
El Louvre.

La nave de la estulticia
embarca a sus pasajeros
al parecer prisioneros
de la gula y la avaricia.
Los hambrientos de justicia
lujuriosos, libertinos
utópicos, peregrinos
vindicados, moralistas
en la herrumbre,idealistas
charlatanes y mohinos.

Obesos en banderías
y patrias angelicales
retóricas, liberales
de rancias dicotomías.
Monótonos entre vías
tangentes a los costados,
irrisorios agregados
a la común opinión
en marca y en dirección
a los rumbos conjurados.

viernes, 22 de febrero de 2013

Todo un personaje.

José Ortiz de Echagüe. Tipos y trajes. Las conquistas del Choto.

Un gato enamoradizo
este Choto montañes
no son una sino tres
las que han caído en su hechizo.
Terreno resbaladizo
pisa con tanta conquista,
a todas pasa revista
para llevar a la alcoba
ya quisiera Casanova
ser la mitad que este artista.

Casilla de inicio.

Disco de Festos. Hallado en el palacio de Minos.
Museo Heraklión de Creta.

En todo principio se encuentra un final
tras el recorrido que haya menester
pero la importancia no estriba en correr
sin conocimiento por esta espiral.

Hay quien cuando llega dolido al umbral
quiere dar la vuelta mas no puede ser
porque ya de nada nos sirve saber
ni en arrepentidos fía el tribunal.

Tampoco si fueron tramposos ni honestos
ni si se prendieron en causas o gestos
o fueron fingidos o tal vez leales
ni aun siendo traidores a sus ideales
porque de este juego solo quedan restos
de un barro cocido en hornos mortales.

A mi Virgilio, mi amiga, gracias por tus palabras y consejos.

Pastores al anochecer.


Pastores al anochecer.




 




Si atienden al narrador
abriendo bien las orejas
el balar de las ovejas
oirán en todo esplendor.
Es el día agotador
a la helada y los calores
entre silencio y clamores
de un cerro al otro de al lado
siempre al paso del ganado:
la vida de los pastores.

Llegado el anochecer
se extiende la negra sombra
y el viento a su paso nombra
la triste queja de ayer.
Acaba de oscurecer
y al cobijo de la manta
el frío y el mal se espanta
con la canción de los hierros
y el ladrido de los perros
mientras la luna levanta.

martes, 19 de febrero de 2013

El viejo rabelero de Lagartera. Ortiz de Echagüe.


Enteco como esparvel
afina la escarpadura
que trae y lleva cordura
arriero del alhamel.
Romanceando el rabel
a la sombra de una parra
cuando canta la chicharra
al calor de los sesteros
en estos sones viajeros
donde el alma se desgarra.

Escopeta, Vinazo y Centeno.

 Imagen de José Ortiz de Echagüe.

1930-1933. Edición de 1950.



Tipos y trajes de España.





Los tres compañeros en sus manganillas
bajan por la cuesta desde las alturas
con esa presteza que meten prisuras
cucos y tan diestros parecen guerrillas
socaire del viento y las abubillas
que al invierno hurtan sus muchas tristuras,
cuervos trashumantes son las tres figuras.
Bien saben hermanos enfrentarse al frío
porque bien conocen la canción del río
y la contingencia de la piedra erguida
en los sacrificios de ganar la vida
cuando va quedando el mundo vacío
de naturaleza por toda medida.

Alistanos




Tipos de Aliste. Zamora.





José Ortiz de Echagüe.

A Alberto Jambrina Leal, Músico tradicional y maestro de folcloristas.

Esta cofradía palmaria de Aliste
es como su tierra, pizarra y madera,
gente de la Raya y la dura frontera
tan osada y grave combate y resiste.
En todas veredas que la vida insiste
recorren los montes, picacho y ladera,
cuando aúlla el lobo allá en la lobera
y la nieve fría la montaña viste.
Así las personas son de piedra y barro
dan lustre a las sendas las ruedas del carro
y en el huso hileras de lino y estopa
¡Ay! para el domingo con tu mejor ropa,
para los oficios y el baile bizarro,
chifla la gaitilla que dance la tropa.

La pastora

Jean Françoise Millet

La pastora. !864.

A Pastores De Los Picos de Europa.

Sin temor al lobo, hielo ni nevada,
ni al ruido del trueno bajo la tormenta
o la ruda tarde tosca y cenicienta
en frágiles pasos bajo la rosada.
Al húmedo vaho de la madrugada
aunque traiga el agua y la piedra violenta
cuando así es la vida y así se presenta
un día tras otro y en cada jornada.
El trabajo duro en la cuadra, el aprisco,
al fondo en el valle o en el alto risco,
o allá entre las trochas de la trashumancia
la diaria prueba de la circunstancia
el sol riguroso y el fiero pedrisco
tu supervivencia es pura constancia.

lunes, 18 de febrero de 2013



James Ensor.

Los borrachos. 1883.

Sombríos y oscuros, cuerpos desmañados,
los hilos que mueven estas marionetas,
la boca pastosa y las manos quietas
en la indiferencia de los silenciados.

Tampoco protestan al ser mutilados
que así se comportan las mentes sujetas,
inmóviles blancos, insignes siluetas,
espíritus tristes y deshilachados.

Nunca se despiertan de un profundo sueño
por haber consciencia de sus pesadillas
en las realidades que arrastra su empeño.

Los tragos que apuran sólo son cuchillas
de filos cortantes y nada aragüeños,
vertida esperanza por alcantarillas.

sábado, 9 de febrero de 2013

Versos con nocturnidad



Sueña la noche paisajes
de mezquita y abadía
de insumisa rebeldía
y luchas de abencerrajes,
en las espadas salvajes
del fiero conquistador
prisionero de su honor
y de su ambicioso afán,
paso a paso capitán:
toda guerra es un horror.

Tus brujas son brujas pero no dan miedo
que son sólo hembras únicas mujeres,
secretos de vida tienen por poderes,
no anudan terribles rayos en un dedo.

Son los pergaminos de muchos saberes
en frágiles pieles de la valentía
esa que se ejerce en el día a día
que cuida la casa y el bien de los seres.

Algunas son malas ¡qué bueno sería!
no hubiera malicia en hembras y hombres
y bondad prendiera en todos los nombres
y en los apellidos y... ¿el mundo? no habría.


Así que aprendamos los "gentileshombres"
del arte y la savia de las hechiceras
de sus ilusiones y de sus maneras
que no hay diferencia entre los pronombres.



Por una sola vez, por un instante,
aparte de costumbres de almohada
de tópicos reproches para nada
venzamos la decencia y adelante.
Después con todo por decirnos, apurada
la hiel y la saliva entre renglones
escasos de ambición y religiones,
volvamos cada cual a su jornada.
Podrás decir que yo no sé de amores
ni acabas de creerte mi ternura
y no alcanzan mis manos tus favores,
que tú eres de otra pasta de otra hechura
y en mi no encontrarían los pintores
sino la técnica de su pintura.


Un verde de gris cubierto
que en nubes y ventoleras
va dibujando palmeras
de un infinito desierto.
Las voces de este concierto
del agua que canta fuerte
conversa triste la suerte
de mil noches en un cuento
que trae y se lleva el viento
entre la vida y la muerte.


Si pudiera alcanzarte en la distancia
que recorren en segundos los suspiros
y supiese como el águila en sus giros
planear sobre nubes su elegancia.
Terminase por fin la disonancia
que imponen los dramáticos retiros
en campos que sembrados de papiros
evocan tu escritura y tu fragancia.



En cada ojo arrancado
no lava el llanto la herida
ni se devuelve la vida
que se haya arrebatado.
¿Quién y porqué ha cegado
la luz del conocimiento?
Es retórica en el viento
amarga como un mistral
como no es ajeno el mal
al hombre sin sentimiento.


Ojos que miran más lejos
de los sueños y el engaño
de reconocer extraño
cuanto se ve en los espejos.
No necesito consejos
ni mensajes en palomas
siempre en distintos idiomas
que no quieren entenderse
para no ceder ni verse
de azúcar en sus redomas.




Ojos que en la puente del río mirabas,
luz de la coscoja y en la enredadera
de los lampadarios y de la quimera
que tienen los sueños que te imaginabas.
Luz en los caminos que empiezas y acabas
porque todo tiene principio y espera
en este universo la luz de la esfera,
puro cataclismo de fuegos y lavas.
Luz que en la corriente del río es reflejo
de costumbre y paso de penas y gentes
que a tu magia vienen a pedir consejo.
Luces de los ojos y llanto en las fuentes
de lunas de plata y sol oro viejo
en recuerdo amable de nuestros ausentes.


 Montañas de Europa vigías del mar
antiguos arcanos de la Escandinavia
Vindio de los cántabros una Roma rabia

que con sus legiones te fue a conquistar
pero tan arriba no pudo llegar.
Amieva, Cabrales, Las Peñas Cifuentes
Cares, Sella y Deva con sus afluentes,
Cornión, Urrieles, Ándara, macizos.
¿Quién si os ve imponentes con cae hechizos?
¿Cura el mal de amores beber vuestras fuentes?


coplas sueltas



Y como no hay dos sin tres
otra vieja cantilena
sino de almuerzo de cena,
se repite lo que es.
Si no quieres no lo ves
tan sólo juegan las manos,
engañifa de fulanos
que se las dan de arlequines
y no son sino chinchines,
patas de araña y “trincanos”.



Me gusta la astronomía
y anidar constelaciones
no colecciono escorpiones
sino una jaula vacía.
Soy de una filosofía
algo hueca y casquivana
más de pantalón de pana
que de prendas de vestir
y de poco discurrir
porque no me viene en gana.



Ni voy ni vengo,ni paro
ni me silencio, ni escribo,
no soy ni seré cautivo
y no me vendo, ni caro.
No brillo por más que el faro
alumbre mi noche terca
rana fuera de la alberca
en un salto de farol
que quiso alcanzar el Sol
y no se quedó ni cerca.



Nostalgia de otoño en cobre
y amarillento verdor
de un día multicolor
de haya, de acebo y robre.
Es mi verso pardo y pobre
para expresar, sin apuros
de verbo, tus claroscuros
relicarios de emociones
dormidas en tus rincones
y en las piedras de tus muros.



Camino por esta orilla
como un narciso en el río
escucho el canto del frío
que silba una tonadilla
roca allá y aquí amarilla
aprendida hace milenios
por duendecillos y genios
gente a nuestra vista oculta
que nuestra ambición adulta
rompió lazos primigenios.

Periferia.



Yo soy de la periferia
de un barrio poligonal
del gran Madrid capital
del lujo y de la miseria.
Yo soy el que ve la feria
según del modo que va
y no miro más allá,
por no ver algunas cosas
que aun siendo feas o hermosas,
de un ardite se me da.

No sé ni mucho ni poco
cuatro reglas y no más:
no volver de donde vas,
lo que no es mío no toco,
no dejar de ser un loco
en espera de sorpresas,
darte amor cuando me besas
en silencio o a bocados
y servirte azucarados
diálogos con las fresas.

Caminé muchos lugares
sin ser de ninguno y todos
siempre respeté los modos
de otras gentes cual mis pares.
Vivo en Alcalá de Henares
y tampoco soy de aquí
pero se me impregno a mí
un no se qué de este valle,
para no entrar en detalle
mucho fue lo que aprendí.

Al cabo soy trashumante,
golondrina y gorrión,
ave de paso y porrón
andarríos caminante.
entre otras cosas brigante
y corsario de la meseta
gaviero de la veleta
que se mueve con el viento,
curioso por irredento
y un aprendiz de poeta.