Ante tanto reto

No quiero yo ser Góngora o Quevedo,
mi verso es otra cosa más pequeña,
vestido de trapillo y estameña
no se ata en muchos nudos con su enredo.
Lo cierto es que aunque quiera yo no puedo
llegar hasta su altura de alta peña,
no tanto hay mi mente ni se empeña
en lírica inquietud que importa un bledo.
No quiero ser poeta con galones
ni al mundo he de cantarle un mus corrido
que guardo para mí mis opiniones.
Tan solo paso el rato entretenido
si escribo algún soneto y mis canciones
no dejan a este público dormido.
ESR2014.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.