La Nave va.


La nave de los locos
arriba en singladura,
embarca en su aventura
los muchos y los pocos.
Explican su locura
a voces en los puertos,
sus ojos siempre abiertos
despiertan la cordura.
Por mares y desiertos
detrás de una cometa
en traje de chaqueta
sin plato y sin cubiertos.
Con rumbo a la veleta
en todas direcciones
donde haya corazones
que estimen al poeta.
Amar sin excepciones
la ronda y los cordeles,
fragatas y bajeles
con anclas y botones.
Las mesas con manteles
de cuadros y tabernas
y riña en las eternas
trifulcas de peleles.
En otras más modernas
derrotas siderales
y en fallos garrafales
de noches y linternas.
Uniones neuronales
que al necio en su guarida
sacuden porque olvida
sus lágrimas mortales.
ESR2014.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección