lunes, 14 de abril de 2014

Soneto a lo macarra.

De siempre hubo  poesía algo tarasca
y puso su  remiendo a los calzones
de sátrapas, melindres y sayones,
nos  sirve de limpieza a la hojarasca.

Sonetos declamados en la tasca
y coplas de puntilla y por rejones
a austrias, bonapartes Y borbones,
que todo en esta tierra se churrasca.

Las burlas y las chanzas merecidas
a  aquel que en   su poltrona ordena y manda
seamos sus vasallos y el un randa
le sean pues las pide concedidas.

Ya saben  que los cuentos de esta banda
engañan con princesas prometidas.

-Discúlpenme esta  rima no es fetén
¿con príncipes no engañan?
                                            -¡Sí!  ¡ También!

jueves, 10 de abril de 2014

Un soneto, a usted.

A tiempo y a compás y aun ritmo fijo
escribe en el espejo sobre el halo
que queda del aliento a un intervalo
de ayunos ¿y ahora qué? sólo un prefijo.

Un número incompleto, un revoltijo
de dígitos en fila y con escalo
y no deja de ser bueno ni malo
la vista que resuelva el acertijo.

La imagen ha de estar distorsionada
si vemos cada quien cosas distintas
y no la que suponen esperada.

 Lo mismo que si grabo en unas cintas
esta conversación que es para nada.
Me miro en su cristal ¡Tengo una pintas!

lunes, 7 de abril de 2014

Manifiesto.

Yo no escribo versos de marrón glacé
ni le busco al mundo la piel de naranja
ni aspiro al remate que las cosas zanja
de primera mano digo que no sé.

Y me importa menos cada vez la granja
donde se estabulan las letras perfectas
huyo como diablo de poses correctas
y al izar banderas me sobra una franja.

Prefiero las causas que no son selectas
sin tanto artificio y algo más sencillas
que si son narcisos, blancas o amarillas
les nazcan las hojas a su tallo afectas.

El peso que es propio cargo a las costillas
y nunca escarmiento sino en mis espaldas
cuando me echas agua que hierve me escaldas
de donde no agrado me aviento a cien millas.

Habitan mis cuentos cucos y giraldas
que solo me falta llamarme calleja
y de vez en cuando en una moraleja
decir que me gustan las brujas sin faldas.

Soy como la loba que parda y pelleja
corre los oteros y entra en la majada
y te da esos sustos que en la madrugada
se cobran las deudas sólo a tocateja.

Otro más que pace como la manada
y de lado a lado va como Vicente
que ve que se gasta su vida corriente.
Palabra de Hierro. En todo y en nada.

Kikesabaté, en Alcalá de Henares. Abril de Cervantes.

domingo, 6 de abril de 2014

De porqué no sé inglés.

Cantaba ya ve usted en esperanto
la última expresión de la utopía
queriéndome incluir en su atonía
por ver si me enseñaba mientras tanto.

Y yo que siempre puse cierto encanto
no he sido aquel alumno que quería
que siempre he sido un zote y no aprendía
por eso en vez de yo que hable mi canto.

Así que las palabras que ahora dejo
no son si no unos brindis al lenguaje
que no supe aprender y a mí me quejo.

Me asombra como al luso en su viaje
que aprendan los infantes y yo viejo
mostrenco me ha quedado grande el traje.

martes, 1 de abril de 2014

Gaviera.

Se ha roto la reja del palo más alto
por un mar de golpe cayó por la amura
ora quien advierte nuestra singladura
en vigilia el rumbo que araña el asfalto.

Quien desheredado de literatura
tomará las ruinas después del asalto
donde en lo profundo de este azul cobalto
a quien no ambiciona todo se asegura.

Quien desde el alcázar cuando la tormenta
le pondrá coraje a los radios del puente
si no su destreza y su guía valiente.

Que cartas marinas saldrán de otra imprenta
y otros tripulantes caerán en la cuenta
que el patrón del barco es el sol poniente.