Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2008

El romancista feroz de los jueves.

De chorizos pringados y señoritos. Un manú de la cobay* afana y desguaza rodas*, nos van llegando unas modas extrañas; y es lo que hay: mucho golfo que caray. Otro prenda es ese alcalde que no se subió de balde el sueldo; no es tranfugismo que el golf atrae al turismo. ¡No hay rufián que no se escalde! Alcalá Capital europea de la cultura 2016. Falta aún para la meta; la salida el dos mil nueve; veremos que ficha mueve y quién tiene la receta. “no se meta usted poeta”. Seremos la capital, al por mayor y al detal, sólo por lo improvisado, nadie nos habrá ganado aunque perdamos igual. La segunda parte de la primera parte. Ya sé que es la tercera, y no la de ABC. Ahora sigo con los randas* los golfaratas* del cobre, los agaraban* y al sobre*, con consortes* y barandas*, al estaribel* por mandas*. Mucho amigo de lo ajeno de birlocha* y desenfreno; viejos son o advenedizos: Un talego de chorizos pero para nada buenos.

Nocturno y positivo

Me voy que amanece del mar al recuerdo, del frío chubasco a tus negras pestañas, de la espesa sombra a las luces extrañas, se me desmadeja tu pelo y me pierdo; ni olvido, ni alego, ni llego a un acuerdo. Voy del gris al rojo, del negro al naranja, me veo atrapado, en la urbana franja, en el huso horario que niega el socorro en tierra de lobos al osado zorro: único imprudente que cayó en la zanja. Todo es tan distinto como cotidiano; el verbo es muy poco, falso, insolidario, si solo es imagen de espejo en armario. Cierto lo que intuyo si es fuera de plano. Pregrabo las voces mudas del tirano, negro y costumbrista, en rimas vulgares, en largos coloquios, casi epistolares,; y aclaro que lloro pero estoy contento me duele y me alegra porque soy y siento; llenos los bolsillos de amor y pesares. Yo no sé si tienes, vida, la herramienta; préstame pinceles que embadurne un lienzo. Deja que te mire y así me convenzo que llevas paraguas bajo

Burla burlando, manual de autoayuda.

Después de ríos de tinta y cartuchos de impresora; el disco duro que añora una relación distinta, que ni funciona ni pinta ni se enciende la pantalla. en el audio ya no estalla, bajo, tenor o soprano. Tengo que parar hermano. Voy a reparar la valla. Vuelvo al lápiz y al cuaderno dejo el método moderno. Sé que soy una estantigua, machetero en la manigua; un gris gabán, viejo terno. Labro mi tierra con mulas, Asno me dicen: “emulas muy bien a los animales tus rebuznos son iguales; y tus palabras garrulas” Neandertal marcho a mi sima, profeso de anacoreta, “Juntaversos”, mal poeta, ripioso que causa grima, la soledad es mi estima; orangután, babuino, ebrio mosquito del vino, tejo redes sin alambre, siempre paso el mismo hambre, ni aprendo, ni tengo tino. Hago burla de mi mismo me tapo en el burladero; Tom Bombadil con sombrero vivo al filo del abismo en elegido ostracismo; Miro abstraído mi ombligo;

Décimas jueveras.

Doña Esperanza, poeta. “Con gran talento y templanza Declama en el escenario” -Escriben en el diario- “es colosal Esperanza” ¡Qué se dedique a la danza! Sus estrofas ¡qué regalos! con los dientes como escualos. ¿Qué dice Pepiño Blanco? “sí los leo yo me atranco, los versos eran muy malos” El 86 por ciento de las grandes fortunas no cotizan. Qué todos somos Hacienda, no se lo traga Tancredo: “Pagano soy y no puedo, lo diré y que se me entienda, ser el grano en la molienda. Me exprimen como a un limón Y como soy un ratón doy mil vueltas a la rueda; que los que tienen moneda no cumplen con la Nación.” La campaña. La campaña electoral no tiene ingenio ni chiste, es el juego del despiste. Cada mora en su moral, y qué más da si al final nunca aciertan las encuestas; Equívocas las respuestas del sufrido ciudadano. No somos primos, hermano, aguanta si te molestas. Y lo de todos los días sumado a la campaña. Se

Reflexión sin fundamento.

Zurcí mi corazón con lana vieja y con hilos violetas y amarillos; sustraje de Saturno dos anillos, si me atrapa en su red me despelleja. Desoí de los sabios la conseja; amígueme de golfos -en bordillos- silenciosos, que ya cantan los grillos, y caté del albillo a la verdeja. He bebido buen vino de mil jarras, apurando las heces del infierno, en un cielo de violas y guitarras. Comprendí que un amor resulta eterno como un corto verano de cigarras, la avelilla otoñal o el sol de invierno.

Adela Gómez, bandurriera. 91 años.

Imagen
Alegra el corazón que tañe Adela un antiguo romance y bellas jotas de vida y sentimiento entre sus notas; escucha su canción: penas consuela. Aldeas de Lombraña a Tresabuela. su amado Polaciones, sus remotas tonadas, van al mar y las gaviotas sueñan un cielo azul; buscan su estela. Seduce la bandurria entre sus manos y un alma que es un cruce de caminos, sereno robledal, lozano hayedo. Sus coplas estremecen como arcanos unidos a la tierra; peregrinos que surcan los espacios contra el miedo.

Jarama Valley; red river.

Imagen
Ayer sábado, estuve en Morata de Tajuña, en los antiguos campos de la batalla del Jarama, cruel batalla, terminada por el agotamiento de los dos bandos enfrentados. Recorrimos las posiciones del batallón Lincoln y de la XV Brigada a la que pertenecían, todavía los sembrados y los olivares están llenos de vestigios de metralla y restos de hierro que en aquellos ya lejanos días fueron portadores y mensajeros de muerte, legados oxidados representativos de la grandeza y la miseria humana. Del sacrificio que supone una guerra infame, todas las guerras lo son, más las contiendas civiles. No fui solo, ni motu proprio, me invitó a unirme a la marcha en recuerdo de la lucha de los brigadistas internacionales mi buen amigo Carlos Hernández. Fue un sencillo acto por aquellos que lucharon en España y en esta tierra dejaron su vida, también por los supervivientes y por todos aquellos que hoy siguen pensando que todavía es posible ser libre y no tener que vivir explotados ni explotando a otr

San Valentín.

Día de San Valentín, para los enamorados hay en los hipermercados cosas de mucho postín. Mi corazón de serrín no la quiere sino a ella, la más fiel, es la doncella en su envase de cristal; si me faltase da igual iré a por otra botella. Mucha tragedia de amor en el filo de la historia. Algunos sé de memoria ya que soy un trovador, Como un pájaro cantor; canto a mi ritmo sin prisa: de Adelardo y Eloisa que se amaron, desde lejos, hasta que se hicieron viejos, mucho llanto y poca risa. Otro amor que fue cruel y acabó con los amantes. Diz los nobles petulantes: "poco es Juan para Isabel." Los amantes de Teruel. Marco Antonio y Cleopatra, Ava Gardner y Sinatra, Mata Hari y unos cuantos, Valentino y otros tantos, pacientes para un psiquiatra. Mas, ¿Quién vive sin amar? ¿A quién Cupido no llama? Amor que a todos inflama con sus flechas al azar también me logró alcanzar. La vide cual la serrana que el marqués de San

Enamorarse. Copiando a Lope y a Ybris.

Amar, enamorarse, hacerse niño, perder la autonomía de la mente. Sentir un vuelco al verla de repente. Dejar a la razón el desaliño. Sentirse a la vejez barbilampiño, llorar cuando la amada sigue ausente. Tener el corazón harto impaciente, mendigo de limosnas de cariño. Soñar las situaciones imposibles, buscar en la baraja soluciones. Jugar a una ruleta que te arruina. Girar por torbellinos predecibles, ahondar en el dolor con sus canciones y no poder sacar la bella espina.

Un cuento para ti.

Dirian doelein, braquenaba prara, la cosietaná Ilien cutrentieno valinque torán dieletan; Imbradiletán; quienteravidolien combalacá Usinueralai bilaquitalidal, u esrai e veretan. Inás ilibilitekeletan, combamiterterebrefá Cueltrós ti delebeneteral, cualiterisinerio. Crober nieté comberio tritirer corer sercolá Vitrer colán cuerterdisié glostterio. E strellas incandescentes sobre un pecho de esmeraldas, así somos y así luchamos. En un oscuro horizonte amenazan los guerreros del fiero Imbradiletan: ¿Quién nos salvará, quién vendrá a disolver en la bruma de los páramos sus colmillos de hierro? Sólo tú Inás, la esperada, la que lanzará las montañas sobre los enemigos, huirán al escuchar tu nombre en las viejas canciones, por eso nada tememos, nos dejaste el arco y las flechas que nunca yerran y un indomable corazón como el árbol y el río. Todavía recuerdo las noches en las que te contaba cuentos soñados, palabras imposibles y traducciones improv

Una vez más. Indefinido prosódico.

Alojé en el cedazo de la inconsciencia y la dulzura un ciego promontorio adormecido de eslabones. Que ingrata la atadura de la rosa volcada en un sinfín de situaciones. Ahora que no encuentro el paradero del tálamo fugaz de la impostura. No soy real tan sólo un adosado a la distancia, un húmedo rincón que en fría estancia sucumbe y se disfrazada de paraje, hundido entre la sombra y la neblina. Si sólo despertar fuera aceptable a una tierra sembrada que germina el grano que alimenta a los mortales y al sueño, que transita la distancia, que recorren los cuerpos imantados, sobre polos opuestos: mis sarcasmos. Y un irónico optimismo me persigue dirimiendo en encuentros diletantes la congoja veraz y la imitada; el recurso fatal a ser constantes, el error que se alcanza y se pondera, la avarienta y sagaz lista de ensalmos, los áulicos contornos sin raíces que sustenten el germen de la dicha. Es mucho y poco más que un parlamento de un solo corazón tallado en serie,

A cada quién su copla. Ybris, Júlia, Amparo, María Manuela, Mercedes, Eloisa ; y a mí mismo.

Guitarristas sin guitarra suenan en un desconcierto. Un ratón sueña despierto tomando vino en la barra. Hoy cuando vaya de farra A la sala de tu fonda Cambiaré la pena honda Y seré de pedernal, figurilla en un cristal, militante de la Fronda. Soy y seré jacobino, ultraista y perdulario, un "sans culotte" incendiario, un ciudadano, un vecino, un taimado peregrino que se prendó de tus ojos. Mañana seré despojos, hoy soy espíritu amante. Tú, Beatriz, y yo, Dante. En mi infierno no hay cerrojos. Las respuestas, con vuestro permiso las escribo aquí también. Ybris. El viento que nos envuelve, ábrego de la nostalgia, Ybris, la mínima magia, grande que en la fe resuelve, al par que el gozo devuelve imágenes, del pasado, de un tiempo ya extraviado en un almacén de sueños, de baúles y bargueños, tus mundos iluminados. Júlia. Don Alegre y tía Vinagre, complementos, Yin y Yan, los versos del Capitán no son de amor son de sangre. Júlia, pescan al palangre, son sus usos cua

Infinito carnaval.

Se terminó el carnaval hoy solo suenan los ecos de peleles y muñecos. ¿Quién dio la traca final? ese gallardo chaval que en sí tiene confianza: Quiere inclinar la balanza y enterrando la sardina ayer se sacó una espina. Fue contra toda esperanza. Bien que está doña Intachable instalada en sus reales aposentos; de los males del mundo no es la culpable. La vida que es tan mudable. Y soñamos que partimos Y al volver cuanto sentimos. ¿Somos sólo carne y sueño? Viajar fue ese vano empeño si en ello nada aprendimos. Somos futura ceniza, rescoldos en una hoguera una instantánea quimera, una luna quebradiza. La frágil barra de tiza con que escribimos renglones de luz blanca en los rincones. cada uno su mensaje y cada quien su lenguaje. ¿Uno?, son seis mil millones. Giran galaxias completas, invisibles firmamentos, estrellas que hoy son fragmentos asteroides y cometas, satélites y planetas. El nuestro es de azu

Entre nada y casi nada; De todo como en bazar.

Tié mandanga la cosa, más pronto que tarde se escucha ese grito tan carpetoveto y cañí: "biban las caenas" con dos inmensas bes de burro, que es lo que hay que ser y somos; conozco yo a un vecino de un vecino de otro vecino, como de tres portales más abajo, un vecino lejano como un pariente con el que no coincidimos salvo en alguna boda o velatorio; y a veces, ni siquiera, sólo sabemos de ellos de oídas. Pues que este familiar, digo, vecino lejano, parece ser que dijo en el bar Lo vento....... que ahora es de un chino. Lo abrió allá por los años setenta un cocinero de la marina mercante de dudosa nacionalidad; del chino no consta que sea marino mercante, ni cocinero por lo incomestible de su oferta culinaria; lo que si consta es que es de China sin especificar si es la de Mao o la otra, las del made in.... de multitud de cacharros y de todo.....desde el barreño de plástico azul al paisaje cutrexnológico de un hórrido color y hortera hasta que te duelen los ojos; con todos

Una murga de carnaval.

Esta es la murga de Don Carnal en onda cero desde Alcalá. El río Henares ¿Que regará? Treinta y seis hoyos Y algunos más. Futuro, el río, Negro tendrá, Mucho cemento Y más alquitrán. Nadie se alarme Que es este plan Para el circuito Internacional. En otros planes Otros están Descolocando Suelo industrial. Si trabajabas En fabricar De camarero Te emplearás. Que ahora el turismo Bien cultural Nos va a hacer ricos A algunos más. Esta es la murga de Don Carnal en onda cero desde Alcalá. ¿Contaminados En la ciudad El aire fresco Cuando vendrá? Se soluciona Si de verdad Olvidas eso De respirar. Mas carreteras Nos construirán Muchos más coches Nos gasearan. Los cuatrocientos Euros que dan Yo me los guardo Sin rechistar. Muchas promesas Más que Roldán El par de Francia Vaya un galán. Y ahora vuelvo Para cantar: Salvad el río Que es hora ya.