Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Poemas sobre fotos

Imagen
Imagen
Permita compañero del sombraje que escriba este soneto a lo italiano a modo del satírico fulano que habita los sarcasmos por paisaje. Ya sabe donde acaba este viaje que emprende sin pedirlo cada humano la senda que nos presta a ser de mano peleles en continuo reciclaje. Alcancen nuestras vidas lo asombroso, en plazas de mercado y callejuelas, lo espacio temporal y lo tramposo. Lo mágico nos sirvan en novelas -electos por lo lúcido y hermoso- amando a colombinas y antonelas. Kike Sabaté. 27-III-13.
Aquel que en alto se engola porque piensa más valer que el prójimo, lo has de ver envuelto en su propia bola. Que piense en su carambola y en su oficio de bufón del poder y en la función de sarcástico se crece es según me lo parece el bobo de la reunión. Ría de su bufonada y crease su talento pero lleve usted su cuento a su igual que vale nada.
Quedan el tiempo y azar en palabras conjugadas en bazas equivocadas que no supimos jugar. Pero no quieras llorar: No fue tu apuesta el amor ni las ganas ni el ardor que fue un envido a la suerte y en tanto llegué a quererte... Que tú me hiciste el favor. Y no quiero que me quieras, nunca ama la razón ni se estrena la pasión salvo en ilusas quimeras. Las dudas son pasajeras que se empeñan y me habitan tanto porque necesitan asomarse al triste abismo que es siempre lo que uno mismo y sus querencias imitan. Será pura vanidad, congoja de libertino que por pensarse divino siempre ocultó la verdad. Suenas a hueca humildad cuando ya el reloj no fía y en los dados la agonía no da crédito y el juego es un ardid de tu ego que te niega cada día.
A cuenteros y cuenteras. A Zia Mei y Sael. La Luna vive del cuento en las palabras soñadas donde el jardín de las hadas y en los carmines del viento. La Luna encuentra su aliento en las bocas animadas por sus salidas y entradas de palabras con acento. La Luna de noche llega y luce como un candil, al corro dicen que juega rodando como un barril y que templa en su bodega un sonoro tamboril.
Cuervo en una rama de cerezo. No alcanzarán mis graznidos  la hermosura del cerezo, es mi canto un aderezo sin belleza en sus sonidos. El banco en copos tendidos y pétalos de reyerta en la primavera muerta de plumas negras y olvidos. El hambre espera a la puerta al filo de los cuchillos enseñando los colmillos para este combate alerta. Un enjambre de martillos sobre la fragua tiritan y las estatuas marchitan los golpes en sus nudillos. Las gaviotas siempre gritan por encima de las velas verdades que en sucias telas injustamente se imitan. Siempre las mismas espuelas hincan los mismos ijares y en iguales malabares con las mismas te consuelas. Soy lo que sé que en mis pares en un reflejo sombrío miro mi marcha en el río: Cuervo para mis pesares.

Hombre y lobo

Imagen
Sobre otro fragmento de Dimitri Papagueorguiu. Hombre y lobo soy, lo sé, y en el eco me contesto con la luna manifiesto que si harapos vestiré por nada yo callaré, si algo me pica lo digo. Mi tiempo es el fiel testigo de mis acontecimientos hechos y padecimientos, solo y a veces conmigo. No hay senderos de bondad en lo propio ni en lo ajeno pero cada día estreno caminos de voluntad. Aúllo una realidad entre montañas y valles y el asfalto de las calles me enseña miedo y engaño, nada me resulta extraño aun cuando aciertes o falles. Pregunto el qué del sentido que guarda cada existencia y sé de la conveniencia del recuerdo y el olvido. Estoy bastante perdido y pocas veces encuentro para mis dudas de adentro una verdad absoluta, soy persona diminuta en una espiral sin centro.
Imagen
De Dimitri Papagueorguiu. Otro fragmento correspondiente a la ilustración de un poemario de Odysseus Elytis. La Bondad en el sendero de los lobos. Al libro que el lobo guía, con voz de luna ilustrada, abre en mitad de la nada, y ambos son "hambrepoesía" o" lobamujergrafía" tierra, mar, cosmos, sendero, laberinto del viajero que en la palabra es destino, rumbo trazado en el sino del retorno pasajero.

Mensajera del amor.

Imagen
A Berenice Ojeda. Mensajera alada del amor sublime desde mi ventana da al tiempo respuesta ve con la palabra de amor indispuesta en este vacío que amante redime. No sólo el olvido, mas si es eso dime, que vivo en las ganas de cada suspiro en el nido eterno que cruel respiro y sé que en sus brazos impíos y breves pequeña paloma supiera que el blanco recuerdo del goce es el dulce aroma en los ojos tiernos que contigo miro.

Colegio de Málaga.

Imagen
Línea del horizonte, Colegio Menor de San Ciriaco y Santa Paula. Vulgo de Málaga. Alcalá de Henares. A Fabiana Alonso. La tarde refleja sobre el horizonte a través de nubes algún privilegio la línea quebrada recorta el colegio y el suelo aparece tapiz pardomonte. Se permite el cielo tanto sortilegio de agujas y planos en las ramas vivas que a la luz que muere distinguen cautivas no sin que declamen un cerrado arpegio. Se escriben torcidas no por primitivas las letras que escoran un matiz moderno quizá porque dejan atrás el invierno y no por cercanas ni que las percibas. Es el mismo paso por el mismo eterno que no nos sitúa ni nos adecenta al tiempo que rompe también se acrecienta en sólidos graves y paisaje externo. Por ser tan distinto parece que mienta entre intersecciones que nunca se intuyen aunque al mismo tiempo en si mismas concluyen sin que se propongan ser muro que asienta. Si te fijas mucho los trazados huyen por la raya urbana que los precipita ya qu
Los cándidos ojos vivos despiertos al nuevo día a la flor de la utopía sin márgenes ni recibos. Aurora de los estribos que al alba se despereza y no yerra ni tropieza con la carga que camina si en tu mirada se afina la madre naturaleza.
Imagen
Dimitri Papagueorguiu. Fragmento del Rapsoda y el reflejo de las columnas del patio de Santo Tomás de Villanueva del colegio Universitario de San Ildefonso, Universidad Cisneriana de Alcalá de Henares, hoy rectorado. A Lolo Rovira y Suko. Canta rapsoda a la musa si la boca no atraganta la palabra, ni te espanta nuestra era de hoy, confusa. Entona la dulce e ilusa sonata de tu mirada tu prosodia iluminada sin retórica ampulosa deja que caiga la diosa en la épica jornada. Oh, cantor de lo divino, en estas piedras prometo no anclarme ni echar sujeto sino en el barro y el vino. Deja que me sume al trino sin prebendas ni laureles que nos aten ni en las mieles de aquellos odres vacíos sino al croar en los ríos de ranas y sapos fieles. Quisiera cantor contigo al verso darle color y que mi voz sin pudor se desgrane como el trigo. Voy de nuevo a ser mendigo de tu singular estela que comparece y se encela en duelo con los barrotes y alentada entre los brotes de la vida se revela. También en
Imagen
Dimitri Papagueorguiu. Fragmento del libro no editado. A mis amigos, Keko y Natalia Garcés. Detengo la mirada en lo finito no en el canto inmortal de los devotos ni en la sombra ideal de los exvotos ni en la magia incesante del maldito que al viaje se alista en los remotos y transidos confines de la gloria, no echaré mi alabanza a la memoria del misterio y la aurora en terremotos de una lira que alabe una ilusoria narración de celestes inmortales, cantaré sin ti Musa a mis iguales a esta gente mortal y transitoria que en arcanos de trágicos cristales van dejando grabadas sus ardientes energías de indígenas corrientes habitantes de gestas personales de quien vive epopeyas consecuentes y aventuras que ilustran lo sencillo biografías que tienen poco brillo santorales con pocos incidentes. Hoy quiero dedicar este rastrillo al número real y limitado de aquello que no ha sido consagrado y anida en la argamasa del castillo. Perdure lo que quiera el magistrado en crónicas y en libros de
¿Quién no se pensó poeta algún día, algún momento? ¿Quién no se ha quejado al viento con una palabra inquieta? ¿Quién no, en perfil de silueta, echó a rodar un suspiro? ¿Quién no se apartó en retiro y doliente en su fortuna no le reprocho a la Luna? Me dueles y aún te respiro. Porque todo aquel que amó aun siendo correspondido alguna vez como herido versos de amor escribió. Mas quien su miel no probó, de una forma manifiesta hizo su canción protesta contra el mundo y su quimera, y al llegar la primavera rima una estrofa en la fiesta. Por un Mundo lleno de poesía. Qué no cambia nada pero todo lo trastoca.
A Dimitri Papagueorguiu. Artista genial de quien, ignorante de mí, no conocía su obra. Verá usted yo no pensaba partir en mitad la luna ni hacer en dos trazos una diagonal, solo esperaba cierta rectitud no esclava ni remedadora, acaso pensé que llegado el caso podría desentrañarle sin querer fui a trastocarle su órbita en mi fracaso. Resplandece a pie de obra esta luna personal con algo de angelical que hoy es algo que no sobra. Me disculpe la zozobra, artista y genio sublime, sé que su grabado imprime misterios y soledades y que en falsas vanidades no se ensalza ni se esgrime. Luna que por los tejados quiere ser sangre y arena y es barro , paja y avena, que escapa de los pecados. Luz que a los extraviados enseña sin arrogancia exacta y sin petulancia la cruz de cada sendero, y a mí que chamarilero soy de la voz, la elegancia.
Imagen
Mi pequeña marioneta os quiere dedicar una poesía a los poetas y a las personas con Síndrome de Down, también poetas. Yo sólo soy escayola y un traje de trapo, solo, me mueve una cuerda y molo sonrío, voy a mi bola. Soy yo a ti quien controlo, está bien soy marioneta ¿Quién guía a quién? ¿Quién sujeta? si vamos de rolo a rolo? Tú que te llamas poeta necesitas de mi arte, no vas a ninguna parte si no voy en tu maleta. De los dos ¿quién interpreta? nuestra alma es... ¿Tuya, mía? ¿quién más color y alegría? ¿Tu clavel o mi violeta? Somos los dos melodía a la hora de actuar al mismo tiempo y lugar ¿Quién real? ¿Cuál fantasía? - No sabría contestar, decimos adiós y hola cuando al tañer la viola el baile vuelve a empezar. Verde mar, rojo amapola, tú y yo somos más y menos iguales y nada ajenos en la misma cabriola. Kike Sabaté. 21-III-13. Día mundial del síndrome de Down y la poesía.
Arlequín con violín. Con su traje ajedrezado del circo más colorido viene tañendo un sonido el geómetra quebrado. Si lo vieran dislocado al famoso traspuntín sepan que es don Arlequín "archicómico" curioso trágico por lo gracioso aquí está con su violín.
Reina negra por peón y alfil blanco por mi torre este tablero recorre las vidas azul neón. Mi caballo en dirección a un salto por los arbustos siempre dándome disgustos que da jaque mate al rey de plástico y no carey, es su forma de dar sustos.
La noche nos hirió sin alboroto sin culpa y sin románticos espejos la luna nos miraba sin complejos a flote como extraña flor de loto. Anoche nada fuimos, río ignoto y trazos en un lienzo, disparejos en plomo y apetencia de aparejos y acaso talismán vencido y roto. No en mármol si no en piedra que rodase quisimos ser eterno desatino y solo fuimos rosa, viento y vino, efímero que el alba disipase, siguiendo cada cual nuestro camino que no se viera un rayo que parase.
Atrapó en sus manos la doncella tierna a aquel unicornio con su voz de espiga lo llevó a palacio lo miró su amiga y envidiosa quiso robarle la eterna guía fantasiosa que da tal linterna quiso ser a un tiempo guerrera y auriga y pasó a ser sola cruel enemiga que encierra celosa la triste caverna. El tapiz no cuenta la historia que escribo que habla más de magia de alquimia y deseo pero yo ya sabes que embauco y recreo en el laberinto mi afán posesivo y es por estas ganas de apostar que os privo como la doncella del bien que saqueo.

Pastora haciendo punto.

Imagen
Giovanni Seganttini. Pastora haciendo punto. A mis amigos  Pastores De Los Picos de Europa Yo me pido ser paleto como vosotros y hermano también por igual de humano porque os guardo gran respeto. Yo que al asfalto sujeto vivo de aquí para allá con prisa quisiera ser guardabrisa a un viento sereno y grave en una tarde suave de cantábrica cornisa. Pero también en el hielo y en la soledad del monte cuando el oscuro horizonte tiñe de humo negro el cielo. Cuando se alborota el pelo y escarcha la madrugada salir con vuestra manada mientras las manos se duelen y los propios huesos muelen la lluvia y la cruda helada. Y ser llanto por el cerro cuando alguna oveja muere porque hay un lobo que hiere o un silvestre y fiero perro mata con saña un becerro, y suena el triste balido como impotente quejido de quien no tiene defensa y sufrir la misma ofensa del típico mantenido. Quiero que el lobo y el oso también tengan su lugar pero no quiero esperar de su ataque pavoroso. Ni medro, ni soy miedos

Mediodía en los Alpes.

Imagen
Giovanni Seganttini. Mediodía en los Alpes con viento. ¡Ay viento del mediodía! que me quieres aventar y llevarme a apacentar al hielo y la nieve fría. Viento, que no te diría si me arrancas el sombrero, como no eres caballero no te llamaré Quijote, te he gritar ¡Calabrote! por rudo y por puñetero. Esto clamó una pastora que paraba en sus achares y de sus propios pesares vino a ser la narradora. Llegada la nueva aurora me cele su cielo azul para vestir de chaúl como las nubes de seda porque mi mirada queda serena de raso y tul. kike Sabaté. 15-III-13.

Esquiladores

Imagen
Giovanni Seganttini. Esquiladores. Oficio duro pastor desnudar a las ovejas y en montaña sus guedejas poner a tu alrededor. Y no guardarles pudor mientras quedan desvestidas con vergüenza y ateridas en la fría primavera si su destino cupiera entre las más escogidas. Escucharás los balidos sin que tus manos esperen, tan rápidas que superen el correr de los sonidos. Pones los cinco sentidos en trabajo fatigoso tan necesario y honroso como escaso y mal pagado de un ayer que ya olvidado, lejano parece hermoso. Kike Sabaté. 15-III-13.

Cuatro violeros con arco.

Imagen
 La ilustración está en el "Beati in Apocalipsin libri duodecim", un manuscrito mozárabe en escritura visigótica, procedente de la biblioteca de Serafín Estébanez Calderón y de San Millán de la Cogolla.  A Edgardo Civellero. Están los cuatro violeros camino de la Axarquía la flor del Andalucía  y los cuatro bandoleros. Se pueden llamar arqueros con arco cantan y tañen no dejan que los engañen que ellos no son engañosos vivos colores y hermosos con los minios que se amañen. Del todo ya me despido para no volver jamás y por no mirar atrás lo doy todo por perdido. Si se ha de encontrar sentido al tiempo, espacio y materia solo se logra en la hesperia en el aquí y el ahora que es cambiante y nos devora del centro a la periferia. Kike Sabaté. 15-III-2013.

Hilandera dormida.

Imagen
La hilandera dormida. 1853. Museo Fabre, Montpellier. A  Irene  Filandera, Gema García Gutierrez, Sandra la Misma y Eva Sinmás. No termina el día y el duro trabajo te obliga cansada a tal somnolencia que te agita grave la dulce conciencia sin que te permita un instante el relajo. Una cabezada que se da a destajo entre la vigilia y la transparencia que anida el abismo de la incongruencia de montaña arriba y cielos abajo. De tan peregrina tu labor callada rayo doloroso que todo conmueve en la rueca amiga que atrapa y agrada. Te lastima el hilo centella de nieve chispa de la urdimbre clara de la hilada que teje sus mundos en un sueño breve.

Hilandera.

Imagen
Frank Cadogan Cowper (16 October 1877 – 17 November 1958) Margaret Alone at her spinninig wheel. La inocencia dormida en la rueca parada, irreal pero viva en un sueño que apenas velado inclemente en la tarde apacible se esconde del sol del invierno. Se encontraba en la estancia ensartando sus perlas marchitas de un vacío que llena en rigor de indolencia y espera conforme. Si ya sabes que nada es igual que este tiempo de azul añoranza os vio derrotados y por más que aspiraste alcanzar no será sino  asomo al abismo. Le dirás que seguiste sus huellas y noche tras noche fuiste impío y cruel y olvidaste que solo el lamento no basta si no perseveras. Desdeñaste el rincón donde anidan sin fe los instantes al borrar de tu alma cansada el extraño y ardiente delirio que en sus hilos de seda tejía. No quisiste o quizá no supieras encender sino restos caducos que nunca prendieron y ahora quieres cobrar el tejido que no tuvo trama ni ovillo o madeja. Ya es tan tarde que no podrá ser, la apa

Salamandra.

Imagen
En mi sueño te espero y te añoro en la roca que al árbol se aferra porque somos el agua y la tierra y ya sabes mujer que te adoro. No soy plata, ni cobre, ni oro, soy tan solo cobalto y acero mas se bien porque ahora te quiero que eres sol y visión de una llama en la fresca y somera retama que cobija y ampara al viajero. A ti, mi pequeña y adorada salamandra. Kike Sabaté. 18-III_2013.

Guitarra y mnadolina.

Imagen
Juan Gris. 1887-1927. Guitarra y mandolina. Galería Beyeler. Basilea, Suiza. A mi amigo Francisco Pérez Nuñez. Es encuentran en los acordes de guitarra y mandolina pasos de un bailarina y se asoman a los bordes de unos compases discordes junto a una jarra de vino geometrías de un destino que al aire suenan y olvidan y en sus colores convidan a un caminar peregrino. Kike Sabaté. 18-III-2013.