Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

décimas para un jueves de enero; capos del golf y maltratos.

Dijo un técnico holandés: “Hablemos en positivo no me sean negativos”. Lo de las pelotas es como quieran, o al revés. Total que más da un informe si puedo ser quien reforme este yermo de Castilla en una joven plantilla con un swing más bien enorme. No quiero ser alarmista ni me gusta hablar de crisis que no son tiempos de tisis ni de hacerse el derrotista. Mas aunque soy optimista, hechos me quitan el sueño. El trabajo es un empeño diario de la persona, si falta se desmorona como sosa en un barreño. Diré sin que a nadie asombre: que a tenor de los sucesos terribles; y los procesos de maltrato de algún hombre a su mujer, que este nombre no es de humano que es de fiera que en ferocidad supera a hienas y licaones. Lo que es no tener….. razones; y una vileza rastrera. Mas la vida continúa enero es primaveral. Este mundo es virtual y todo se desvirtúa. Hoy es Guinea Papúa mi casa en el quinto izquierda y ant

Coplas para dos ausencias.

¡Ay prenda adorada! no llores mi bien si te duele el alma sin saber porqué. Si son mis amores no hay nada que hacer ya hace mucho tiempo a otro entregué. Si por las riquezas que has de poseer; olvidadas queden no te harán el bien. Si por los honores que crees merecer: piensa que lisonjas nada son después. Si anhelas constante queriendo saber y nunca lo alcanzas no mueras de sed. "Es por todo y nada, inquieto lo sé, yo busco y no hallo ¿qué me pasa pues?".

Ciudadano. A mí mismo.

La ciudad en la que habito tiene los cielos de teja roja y palomas zapadoras. Las cigüeñas van y vienen por las rutas políticamente incorrectas y los gavilanes no encuentran el pomo de la espada sin filo. A ratos están empedradas de sarcásticas palabras y de fórmulas matemáticas para explicar los besos obedientes y famélicos. En cada una de las estaciones del año se encuentran enfermas de pulmonía ambiental y ozono en las alcantarillas. Las calles de mi ciudad sanan cada día bajo los pasos rápidos de los operarios de la monotonía al ritmo tecnodigitoanalogicosuburbanobotellónico de un grupo con video clip en You tube. Anotan en sus aceras, personales cuadernos y diarias historias, y curan sus heridas con tazas de chocolate del Perú y arroz con leche y canela del Nuevo Mundo. Las calles de mi ciudad hace mucho tiempo que no se asoman al río para no mirarse en el espejo opaco de sus aguas tristes. Místicas y practicantes meditan en la soledad de la noche cuando las conci

Arco Iris, en algún lugar. Gracias a filoabpuerto y a Olimpia.

Imagen
Aunque nunca se cumplan los sueños y los besos te vuelvan la espalda; o te rompa un dolor infinito enredándote en telas de araña. Nunca olvides el arco que libre al espíritu invita y levanta; más allá, en un deseo intangible, sé, en ti mismo. la indómita llama. Es ciego el corazón como una roca y sordo a todo aquello que le invite a ver la luz y el solo se repite: huyamos del amor que nos provoca. En todo lo que emprende se equivoca, elige la partida y el envite eterna huida es, nada remite. Errático amador de alma barroca. La hoguera de la erótica pendiente le quema al fugitivo de si mismo y obviando la razón ama imprudente. Anhela lo que intuye un espejismo; rechaza y se le antoja inconveniente la mano que se tiende ante el abismo.

Poema con vocación de dispensario.

Conozco los remedios, en teoría: Doscientas veintisiete palabras para denominar pasión y consuelo. Tres mil trescientos dieciséis remedios para remendar corazones descosidos. Cuarenta y dos recetas optimistas para preparar bálsamos y ungüentos con los que despiertan los espíritus dormidos. Veintitrés ingredientes que combinados convenientemente son un específico contra la erisipela del alma. Siete pócimas de tomillo, verbena y hierba luisa y letrillas de conjuros en endecasílabos para serenar hiperactivas angustias. Mil y treinta y siete técnicas para reparar el estuco de las salas de espera en las consultas de los doctores amor. Advierto los signos de la quimera equívoca; y las invenciones de las figuras nocturnas en la pared en las húmedas gargantas de los pasillos de cada mazmorra sombría con mi inteligencia impresionable. Esta suposición resulta una trampa de acero en la apariencia: Frecuento la teoría, y dispongo de los medios, fallando sin solución en

Horas de radio y soprpresas amargas de la vida.

Esta tarde de jueves, como todas las tardes de jueves de los últimos jueves que caen en jueves; me voy a la tertulia radiofónica, como era jueves porque tocaba en el cómputo del calendario que el día de hoy fuera jueves pues allá que me fui. Para quienes no estáis al tanto de mi vida y milagros; colaboro en Onda Cero de Alcalá de Henares. Es una pequeña aportación reflexiva sobre el día y los días, en realidad hablo de lo que me apetece claro está que con un toque local, de pueblo vaya, como yo, aunque ya sabéis que en este Mundo globalizado poco hay de lo local que no esté marcado por lo universal y viceversa; como diría un castizo: "lo que me ocurre a mí le pasa hasta al Lucero del Alba". Total que allí estábamos los habituales con la redactora; Marta Docampo se llama la que dirige la tertulia y pone orden a nuestras acaloradas disputas; hoy estábamos Vicente, Jorge y este que aquí escribe. No sé la razón pero los jueves me gustan, será por aquello de estar en medio y no

Martinetes del dos por cuatro. Entre la seriedad y la chufla.

De las causas que me ligan a la tierra, a este planeta, haré una lista completa. Me la bufa lo que digan los que al capital persigan. Su persistente plegaria a la diosa fiduciaria: ¡Qué rebose de dinero mi vacío monedero sin fatiga innecesaria! En el amor todo arriesgo, soy servidor de Cupido, erótico y divertido. Voy allá donde hallo riesgo aun tomando incierto sesgo; caigo de nonas a primas; peregrino montes, simas, guiado por el instinto poco blanco y mucho tinto; están claras mis estimas. Los hijos son otro asunto, Se los quiere, son la sangre, Los traemos al palangre de la vida y…¿les pregunto? Nacen…. aquí están, y punto. Desvelan días y noches Entre cuentos y fantoches, cariño, merienda, escuela, crecen y la savia vuela, despega, aquí no hay reproches. La amistad es: los amigos, aquellos que bien te quieren, quienes queriéndote hieren, juzgados de paz, testigos, llaves maestras, postigos,

Técnicas avanzadas para reflexiones cotidianas.

Nace ingenuo el ser humano, aspira a la libertad, a la razón, la verdad, piensa que el camino es llano, todo es extender la mano. Después el Mundo se encarga y de todo bien lo embarga, mostrándole la casilla correspondiente y su silla; Súbito su hiel descarga. Y el marcado acontecer, firme va dictando normas, estados, opciones, formas. No nos alcanza el saber. Mas el diario emprender nos va enseñando a su paso que se es feliz si aun escaso es el caudal mas llega. Fuerza y constancia en la brega. Salud y vino en el vaso.

Ideas en instamatic. A Almena.

Da salida al pensamiento en condensación de ideas por trasferidas correas. Todo un mecánico evento. Producción lista al momento por enlace neuronal, presurizado y vital. No es un misterio la mente. Es activo inteligente; el genio surge al final. ¿Dónde se encuentra el ingenio de intrincada inspiración?, ¿infinito en desazón?, ¿inexplicable convenio?, ¿serrín mental de selenio?, ¿apetente de constancia?; ¿sé es feliz por circunstancia?; ¿tesón, esperanza, chispa?, ¿hormiga, cigarra, avispa? ¿cárcel; libre sin fianza?

Obras y finales.

Termino asomado a la ventana que al patio de la tarde se adormece la oscura obligación de la tarea y el loco resultado me sorprende. El día que emprendí con buena estrella y ganas de entregarme a los quehaceres, la obra principal y el objetivo, no tuve previsión del bien presente. A veces me quedé como parado, estático en el sueño y los laureles, perdido en el cristal y en gotas de agua, blanco como el papel, vacío y breve. A ratos dibujaba garabatos, prendido en el adiós que tanto escuece, y a vueltas con tus manos que me faltan vertí en mi corazón hierro candente. A golpes sobre el yunque de la risa forjé la decisión de ser inerte y andando en el trajín de engarzar versos dejé con humildad un nuevo esqueje. Partí por los senderos de la duda pulsando lo que no es inteligente, mestizo de incorrecto y perturbado directo al alegato gris del duende. Abrí puertas marcadas por el duelo brindando en los garitos de la

Caballero pierde a su dama.

Deja que te olvide.

romance de Lope de Mendoza.

Cantares y coplas.

Grabaciones. Cercanías. La vaca cega de Joan Maragall.

Bosques y reflexiones. A Amparo.

Paseo por un bosque silencioso al ritmo que me marca, intrascendente, mi propio pensamiento decadente; penetro en mi aforismo sentencioso. Me pierdo, en cada copa, en el gozoso arrullo de las hojas que a mi mente irradian de sustancia inteligente, dictando mi abandono indecoroso. La selva que proyecta su amargura, en lucha que perdida se supone, verdea como flor en sepultura. Amparo en una fuerza que razone e imponga, a la ignorancia, la cultura; salvados sin que el mal nos aprisione.

La magia de la ciencia. A Ybris mi casi único lector.

La magia de la ciencia y sus arcanos. El límite del bien y lo entrevisto. El cielo prometido ¿dónde existo?: En los mundos análogos y humanos. ¿En la rueda miliar en los cercanos y falsos universos que conquisto o en el humo fatal de un Montecristo y en la duda venial de mis hermanos? ¡Qué me importa si al cabo sigo vivo escribiendo mentiras y dislates! En el mutuo registro que percibo al decir de mis tontos disparates; rigurosa verdad que así concibo: piedra filosofal de mil quilates.

Indigentes apremios.

Ya sé que amarte así fue lo insensato; no habitabas la urgencia del empeño, ni el verbo irreflexivo, ni el ensueño capaz de ser la hoguera en mi arrebato. No voy a terminar este relato si soy como tú dices tan risueño que toda seriedad yo la desdeño: truhán inoportuno y literato. Perder una vez más no es importante si el riesgo que se corre es el acierto y no guardar la mano bajo un guante. Soñé y me convencí de estar despierto y fui en ese momento el fiel amante fugaz. Hoy vagabundo en el desierto.

Perniciosos pensamientos. A María Manuela.

Acudan y contemplen sus mercedes: un mundo de color y mariposas, el vuelo de las águilas fogosas sin nidos a resguardo en las paredes. Concurran mas no caigan en las redes que engañan en las caras mas hermosas, ni aguarden las patrañas sigilosas, ni dejen que les digan: "esto puedes". Albricias compañeros de fatigas pensemos en vivir los compromisos, empeño en conducirnos como aurigas con suerte, destinados cual narcisos de plástico en corrientes enemigas y cálices libados por Dionisos.