Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

Romance casi esperanzado.

Pájaro de plomo y nieve,


en el laberinto amargo

de tu inconsciencia absoluta,

cosechas lo que has sembrado.

En las alas del deseo

olvidaste que el cercano

vendaval de tu avaricia

alumbraría un fracaso.

Puedes, si es que tienes hambre,

gruñir mas lo harás en vano,

lamentarte en tu codicia

de armónicos destemplados.

Imaginaste elementos,

incógnitos y lejanos,

en un segundo de soles

que te abrasan por extraño.

Piensas acaso en las sombras

que se ciernen a tu paso

y al no encontrar la salida

te atrapa tu desengaño.

Ves tú proa navegar

en una lluvia de llanto

vertida en lúgubres noches,

insomnes, de enamorado.

¿No están los cielos serenos,

el sol no es brasa en verano,

no está la razón primero

que el hábito de afectado?

No anidan –contrabandistas-

en las palmas de tus manos

las caricias intachables,

sí fuego que cuece el barro.

Sólo es el giro, que en ondas

de intermitencia, inexacto,

devuelve la misma imagen

a juego con tu retrato.