Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

Mercados

Figuras globales de mundos exhaustos en la bancarrota de los mercaderes, que apuestan a manos de locos crupieres, dueños de los ases de oros y bastos.
Que se encarguen otros de los rotos trastos, ellos en el gozo de extensosplaceres y aquel que no pueda viva misereres que no está la caja para tantos gastos.
Hay quien les acusa falta de conciencia -por no saturarse y después que sobre- inútiles juicios sobre la decencia son sólo palabras que no dan ni un cobre, quédese el resumen en esta sentencia: El que quiera gules que no nazca pobre

Retrato

Adeptos a las fauces del acero
que siembran en racimo la penuria
sus rostros encalados de lujuria
imitan en la farsa al pordiosero.

Filántropos del asco y del dinero
marginan a quien temen con la  injuria
meliflua charada que su furia
aplica en caridades de ropero.

Parásitos del sol de los comunes
vestidos de exquisitos adelantos
embarran los domingos y los lunes.

Las moscas del vinagre, sus encantos,
y el lujo de la usura que en betunes,
podridos del olor, duelen a tantos.

Más esperaba.

Madruga el ingenio por la antigua senda
que baja a la playa de las utopías,
vivo, en la esperanza de sus fantasías,
sin asegurarse ni quedarse en prenda,
en sus laberintos aunque no se entienda,
inquieto y redondo como una borrasca,
perdido en un cosmos de ilusa hojarasca
que enreda los signos y los despereza
en un arrebato, con gran ligereza,
que al final resulta sólo chamarasca.*

* chamarasca: leña menuda que prende rápido con gran aparato y que queda en nada.

Los cuatro soles de la Axarquía. A Rocío, Aurora, Rosa y Luisa.

En la tarde pulcra hallé la hermosura de las cuatro rosas ¡Luz de la Axarquía! Díjeles:  auroras,  por vos penaría alegre  el rocío de mi travesura, Luna y yerbaluisa,  mal de amor sin cura. Para bien serviros este caballero, trovador sin cuento y harto lisonjero, dejara sus predios viejos en Castilla por gozar, señoras,  cielos de vainilla, mares de biznaga, tomillo y romero.
Quedeme  prendado de los cuatro soles, cautivo en los ojos de tanta belleza gentil  y creada por Naturaleza entre los carrizos y los girasoles, rehén de sus rizos y sus tornasoles. Hurís de la sierra, de la mar serranas quién feliz hubiera las cuatro mañanas por ir a los cerros y en atarazanas armase  galante graciosos veleros a contracorriente,  vientos zalameros que en graciosos versos conquisten sultanas.
Radiantes y francas y tan retrecheras que En olas de espuma cascabelearan, como en realidades tormentas aclaran aun cuando el deseo vuela y es de veras, imagina y surca perfectas quimeras verás que no es fácil sentir lo increíble…

Aire de ahora mismo.

Se pasan los días con humo de lilas
y espesos señuelos de inciertas presencias,
además se juntan en ruido de ausencias
las más perezosas causas que destilas:
ecos diluidos en marchitas filas
mientras todo pasa como en baratillo,
revuelta la tierra a azada y rastrillo
entre humores vagos de mitos celestes
y lobos humanos obtusos y agrestes
que se manifiestan en batiburrillo.

Algo en la memoria se atasca y repite
como en ese cuento que nunca se acaba,
cuando en la estulticia torpe se desgrava
la indecencia humana, y el amor se omite
por que escandaliza que angustiado grite
quien muere en olvido sin ser diferente,
sino como todos, moneda corriente
que engorda la bolsa del etéreo impío,
nudo corredizo que da escalofrío.
Gélido verdugo; dice que lo siente.

En un aquelarre de "psicomanías"
que arañan la sangre de las espesuras
incógnitas breves de rotas figuras
en un laberinto de "archiapologías"
 teledirigidas en haces de guías.
Todo se repone en el propio giro
retorno …

Décimas a Thiago, que me dio el carnet de poeta y me aguantó la broma

Imagen
Justo es lo necesitaba,
el documento expedido
de vate iluso y perdido
al que se le cae la baba.
¡Cómo que voy con cachaba!
elegido del Parnaso
que siembra estrellas al raso,
nocturno y patibulario,
tan tenaz y atrabiliario
que envida* marcando el paso.

Soy poeta con carné
por tanto soy un "valé"
de las musas y de Apolo
y del bombo de manolo
vino español y bufé.
Aedu soy mas de chiste,
un grano, acné, y hasta un quiste
para la literatura.
¿Un bardo yo? Criatura:
Un juntaversos que insiste.

La poesía es otra cosa,
un quejido alborotado,
un numen extraviado,
un vuelo de mariposa
en la llama de un rosa,
un camino sin respuesta
a la sombra de una siesta
en el asfalto de agosto,
un destello a contraposto
en la clandestina fiesta.

Con gusto acepto el donaire
aunque soy más bien coplero
popular, barriobajero,
que un trovador al desgaire,
hombre que respira aire
y sangre roja en las venas
al que le vencen las penas
como a cualquiera mortal
y que las supera igual
con las manos siempre…