Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012
El sustento amable de tu cada día
en el breve estrato del humilde suelo
cuando en ella expones con tanto revuelo
el pregón goloso de tu mercancía.

Variopintos verbos de tu antología
suenan a razones de abuela y abuelo
del seso que escondes bajo ese pañuelo
colorido y bravo de tu artesanía.

Al placer humano se atiende en la mesa
en el más conspicuo plato de verduras
donde te reclamas, a voces, confesa.

Con gusto admirable por tus confituras
habla el cuerpo al alma y su sabor expresa:
otros que se ocupen de literaturas.
Mas de mil poetas tiene Lavapiés
el barrio castizo del viejo Madrid
ese mapamundi de rastro y ardid
donde puede verse el mundo al revés.
En varios idiomas cheli de kermés
que es lenguaje propio de la gente fina
que lucha por todo y por todo opina
son lo más granado del orbe mortal,
dicen entre asfalto del suelo infernal:
Cascorro y Fray Téllez, Tirso de Molina.
El maestro la lección
explica en la vieja escuela
la infantil tarde se hiela
y se tizna del carbón
y el humo que en el fogón
aprende la geometría
en lejana algarabía
que quiere el mundo alcanzar,
sin saber multiplicar
divide la geografía.
Imagen de realidad
siempre en un tono de espera
que se aleja y deja fuera
el punto de la verdad.
Un mundo de vanidad
que aporta a sus obsesiones
sin límite de ocasiones
la baza de su cinismo
que hace perder siempre al mismo
en el juego de bufones.
Sale caro resistir
y luchar por la justicia
que aquello que beneficia
a otros hace morir.
No sé si habrá un elixir
que despierte la conciencia
en lógica consecuencia
a la única razón
de la humana salvación
por nuestra supervivencia.
Perlas de la tentación
para mirarte al espejo
cuando el diablo ya viejo
penetra en tu habitación.
Con la mala educación
de quien todo lo adivina
mas de ti se contamina
y vencido por amor
suplica de tu favor
una cita clandestina.
¿Porqué los libros ardieron
en el odio de su hoguera?
¿Quién inició la primera
pira dónde los prendieron?
¿Y porqué nos sustrajeron
tantos sueños y verdades?
¿Cómo explican sus maldades
aquellos que nos censuran?
Lo peor es lo que duran
en todo tiempo y edades.
Dices que ya no te escribo
como hace tiempo solía
que aquello que te ofrecía
no es hoy la paz del olivo
Es que en arca oscura vivo,
me asaltan tontas rabietas;
desde laudes a completas,
de vísperas a maitines,
así semejan mis fines
otra vez taimadas tretas.

En todo tienes razón
soy cada vez más payaso
que en la pista no hace caso
sino al flash de la emoción
y en la propia situación
de lo cómico se pierde.
Vértigo que araña y muerde
en vías de reciclaje
en fantástico viaje
al mundo del aguaverde.
Dispongase interlineado
de colores y texturas,
no haga caso de tinturas
y dibuje extraviado.
De recurso al sincopado
juego de las florituras
y derribe las figuras
que lo ansíen derrotado.
Sobre el volumen inserte
sin medida, triangulares
vectores en contrafuerte.
Su sitio busque entre pares
magnéticos, que de suerte
los hay en todos lugares
Trazos y borrones en salpicaduras
entre otros defectos, todos convergentes,
que salen del plano por inconvenientes
fijada la imagen en sus veladuras
dónde el negativo se presenta a oscuras
que entre los aislados siempre hay disidentes,
siendo este un sistema que en ondas frecuentes
rasga por defensa impropias vestiduras.
El camino oblicuo entre diagonales
sirve de pretexto en ciertos niveles
donde colisionan a partes iguales
los arcos voltaicos con los carpaneles,
la pura entelequia y los casos reales:
la deuda restante sin que la canceles
Postrado al pie de los muros
cantaba así un trovador
¿porqué me nombró el amor
en sus designios oscuros?
Si me me enredó en sus conjuros
ahora me niega sus besos.
Yo aquí calados los huesos
del hielo de sus pestañas,
piedra como esas montañas,
yerto de amores confesos.

En la torre do ella estaba
sólo silencio y quien sabe
si su pensamiento grave
entre acordes divagaba,
es siempre tan bella y brava
como esta fría pared
de escarcha que aun da más sed
cuanto más dentro te habita,
agua que se necesita
mas no otorga tal merced.
Tardes de domingo
arrugando versos
entre los rincones
de astrosos inventos,
entre cachivaches
y algunos recuerdos,
despiertas canciones
y agudos silencios.

Otoño en los ojos
que atraviesan sueños,
los dedos caminan
recitando quedos
coplas que en la nieve
escribe el invierno.

Van por las callejas
buscando de nuevo
un aire tan limpio
como de aguacero,
de risa y leyenda
o estúpidos celos.

Arpegios vivaces
en el arco, y lentos
como si anhelaran
un segundo eterno.

Su boca y sus manos
recitan eneros,
el compás que danzan
desvela un secreto.

El que dice al aire,
por no ahogarlo dentro,
tañendo el rabel,
el viejo coplero.
No le cuentes nada al viento
quizá te escuche y se lleve
tu secreto y a la nieve
le vaya a ir con el cuento.
Ella lo dirá a mil ciento
botarates cristalinos,
sabedores de destinos,
cangilones de la escarcha.
Lo que con el viento marcha
es rumor en los caminos
Si no pienso y digo, malo,
y si lo que pienso digo
peor, porque pienso y digo,
¿digo y pienso? y digo: malo,
mejor ni pienso ni digo
¡Qué se jodan!dijo altiva
la apaludidora enchufada
le ríen la payasada
en la jornada festiva
de la subida del IVA
y el recorte a los parados,
jodidos mas no callados
aunque no van a escuchar
mas ¿qué se puede esperar
si nos gobiernan tarados?

Pobre del pueblo español
con tan malos gobernantes
los de hoy y los de antes
meses de lunes al sol
y ellos entre col y col
lechuga y servir al amo
lo liberal por reclamo
la avaricia por moneda
que se joda el que no pueda
¡Qué risa! ¡Me desparramo! Si llamabas embustero
a quien dijo la verdad
te diría que es maldad
ser cínico verdadero.
Si salvas al usurero
y al débil lo despellejas
tú no le ves las orejas
al zorro por más que aplaudas,
dándole lo que recaudas
serán lobos las ovejas.
En las baladas de amor
en los ojos se idealiza
ese conjuro que hechiza
cuando canta el trovador.
Descompuesto en su dolor
siembra baldíos de miel
y en las hojas del laurel
busca el amante la sombra
y enamorado se nombra:
Sabes que yo soy aquel.
Ojos que abiertos se cierran
diciendo adiós a la luz
y a la flor del ajenuz
que cortan quienes destierran
los tallos y nunca yerran
en sus silencios nerviosos,
dejan de ser misteriosos
para quienes todo niegan
sin saber ¿por qué nos ciegan
nuestros ojos vanidosos?
Culpamos al miserable
de su miseria y estado
con el miedo y el enfado
de quien se sabe mudable.
Digeridos por lo estable
en juego de pretensiones
sin que otras proposiciones
más allá de lo correcto
nos sacudan, y es perfecto
no aplicarse en soluciones.

No en metáforas, en humo
de indiferentes bailías
que sustentan mayorías
de la tostada y el grumo.
Enjuagues de alto consumo
-inextricables al lego-
en la demanda y el ruego
astuto de su artificio
instalado en el prejuicio
mientras nos devora el fuego
Todo en el revés
y su viceversa
que aquí se conversa
siempre con los pies.
El más tonto es
la sota de oros
y en los muchos foros
deja su opinión
que aunque es de cajón
repiten los loros.

Al de Perogrullo
que es sabio común
le dan al tun tun
lo que nunca es suyo.
Dice con orgullo
que está en la corriente
porque tanta gente
nunca se equivoca
tapada la boca
por indiferente.

Tan poco importante
tan sin importancia
tan poca distancia
tan y tan distante.
Tan poco elegante
y tan disfrazado
tan destartalado
y tan comedido
en tanto es fingido
lo que he comentado.
Dime dónde paras
que ya no nos vemos
ni juntos bebemos
ni me pones caras.
Qué cosas más raras
si hasta ayer decías
que hoy llegarías
pero no te he visto
lo sabía, insisto,
que tú no vendrías
Camino por mis casillas
desde el principio hasta el fin
al toque del cornetín
de sueños y pesadillas.
Al avanzar de puntillas
por la corriente me dejo
llevar y en el puente dejo
sin las llaves mi candado,
de alante atrás por lo andado
ni me acerco ni me alejo.

Entre cárcel y posada
el sendero es quien nos guía
y si el ánimo se enfría
la ficha queda estancada.
Hilos de plata que en nada
te someten a prejuicios
y llevan a precipicios
donde almacenan sujetos
y se mantienen secretos
entre el común de los vicios.

Agitado el barrilete
al azar según costumbre
en probable incertidumbre
se desmonta el tenderete.
En el afilado ariete
que nos abre y cierra puertas
por las estrechas cubiertas
en esta carrera loca
que es el juego de la Oca
entre vigilias y alertas.
Impreso en la hoja de una cara oculta
encontré un tesoro de palabras sueltas
que nada decían ni le daban vueltas
a los argumentos ni esperan consulta.

Echarlas a suertes a veces resulta
y al sentirse libres, también desenvueltas,
no siendo culpables no quedan absueltas
en cuanto navegan por la edad adulta.

Infinitas siempre te dejan a medias
para que a tu gusto con otras completes
y con ellas formes chistes o comedias,
si quieres envías todas en paquete
y si te apetece te montas tragedias
con mucho cuidado o serás juguete
de aquellas que digas si no lo remedias.



Alcance el cielo su luz
y el concurso de los astros
para quien alguna vez
glosó al amor por encargo
y pudo sentir quizá
en palabras de Cyrano
que hizo tañer su laúd
en acordes mercenarios.

Todo por no echar a olvido
aquello que es terminado
en confusos sentimientos
que inspiran ajenos labios.
Quién no amó una decepción
e hizo nido en el fracaso
sin permiso y tan sin tregua
nunca estuvo enamorado.

Pobre del triste mortal
que no marchó de la mano
de la tristeza de amor
al jardín del desamparo
donde se funden y abrazan
la desazón con el llanto
y ese tan sentirse vivo
y tan muerto al fin y al cabo.
Manténgase en silencio le conviene
no proteste ni pida ni formule,
si le pisan y agreden disimule
y acostumbre su ser a lo que viene.

Muestre usted su obediencia por higiene
que todo es por su bien y aunque haya hule
siempre habrá un marmitón que los adule
y cabalgue en su palo de la ene.

Una vez aceptada la premisa
siga usted lo que dicta la conseja
y dejese de hablar y esa sonrisa
que gasta inocentón de oreja a oreja,
no piense por favor y viva aprisa
que así será feliz si alguien le deja.
No escribo sonetos
sino sonetillos,
dientes y colmillos
me crujen inquietos,
son algo paletos
mis versos ladrillos
pero muy coquetos
como espiroquetos
bastante diablillos,
virus y microbios
en carnestolendas
y viaje de novios,
también van de tiendas
y pasan de agobios
jugando a las prendas
Épica generatriz
en analógico curso
desmedido en su transcurso
de atómica automotrizm
curvado en la directriz
de sus pliegues doctrinales
e impulsos conceptuales
que se aceptan si suceden
por lo que toman y ceden
de otros brazos espirales.
No soy un santo de peana
pórtico,atrio y altar
siendo de poco rezar
suelo zurrar la badana,
me apellido tarambana
y de nombre irreverente,
herético en lo corriente
como un bufón descreido
que arregla con un silbido
lo que con palabras miente
Tengo, y tener siempre es nada,
laberintos de impaciencia,
nitrógeno por conciencia
y una ruleta trucada.
Transito la inesperada
ruta de ruidosos gatos,
excéntricos e insensatos
presentados en legión,
ligeros de información
en el tráfico de datos.