Entradas

Mostrando entradas de 2013

Sonetillo.

Imagen
Vengo de la patria humana, esa raza indefinida que anda en la tierra perdida sin encontrar un nirvana. De toda espiga que grana en libertad sin medida, de aquella que fue nacida al amparo en la genciana. De la simiente del cuero que el látigo no derrota, la dignidad del pueblero que es de todos compatriota. En cualquier lugar, frontero,
de piedra por cabezota.

la vista en el lienzo.

Lo más del momento o lo que aparenta esto que nos hace pensar lo que somos a veces viñetas y otras veces cromos de un escaparate sin que salga a cuenta. Figuras abstractas en tamaños tomos que se difuminan entre las paredes como el humo amargo que escapa de redes y cierra las puertas y asegura pomos. Para que contarles si saben ustedes lo que entre cortinas y lienzos se agita el arte en fragmentos las vidas imita: "cosas mi buen Sancho por ciertas veredes" La visión canalla por ñoña se cita en las realidades que del ojos escapan mientras que vacíos de vahos se empapan y el ceremonioso a sí mismo evita. Diré en mi descargo que obras me atrapan en idilio vano con abstractas huellas y me identifico sin pensar que en ellas
las indiferencias ni están ni se tapan.

Dalí.

Tensada la cuerda para un huevo frito y el espacio abierto sin más que atropellos de amarillas calvas en rubios cabellos por nada que pongo por nada que quito. En un paraíso de apretados cuellos para los que inician de experimentales del fuego a la sopa de sus lagrimales y algunos bolsillos que comen de ellos. En la geometría de rojos mentales donde quedan huecos de memorias trinas y aquellas locuras que siendo divinas
eximen al genio de causas mortales.

Un cuento sin importancia.

En un lejano país
reino de la gualtrapía
la flor de la monarquía 
sobre el pueblo se hace pis.
-Vos no sabéis que decís,
pensad que nobleza obliga,
no a trabajar como hormiga
sino a vivir del pillaje,
a estrenar un nuevo traje
al día y haber amiga.

Lo demás cosa de poco
dar el porte de elegante
vestir pata de elefante
y estirar al tope el moco.
Yo soy el rey y me enroco
dijo el monarca ya anciano
de aquel reino tan lejano
de cuando maricastaña
no se piensen que es...es caña
para divertir Mariano.

Porque es muy divertido
ver lo caro que va el cobre
y la gracia que hace al pobre
parado y sobre venido.
¡Qué risa! ¡Qué entretenido!
Ir el cántaro a la fuente
a reirse de la gente
en hermoso carricoche
suizo que en negra noche
se escabulle facilmente.

Y los validos que balen
los virreyes de paseo
el botijero al liceo
que las ovejas se salen.
Las cabras puede que escalen
las vallas del corralón
vayan por tanto capón
que ni es gallo ni gallina
y en madera de la fina
le suelten un coscorrón.

Digo que sé pero...

Ya sé de camino que lleva a la nada
ese que se lleva mis pasos de acero
donde solo hay grises y ningún te quiero
en el que no caben sombra ni posada.
Ya sé de lo amargo y cada día muero
sin otra apetencia que ser un despojo
que se certifica de herrumbre y rastrojo
que en el sinsentido se ve prisionero.
Sé que la tristeza mira de reojo
y que tanta angustia ya no me interesa
solo que el ocaso me siente a su mesa
y pueda librarme de este trampantojo.
Ya sé que he quebrado todas las promesas
y que nunca encuentro lo que voy buscando
así que ya es hora buena de ir cerrando
este laberinto con pocas sorpresas
y mejor más pronto que tarde y andando
que al margen me aguardan soledad vacío,
lo son me di cuenta territorio mío,
silencio y platea mas de contrabando.

marioneta.

Marioneta vana de marrón glasé 
colgada en la percha de lo insustancial
tu nula simpleza no tiene rival
bella y frágil luna del yo nada sé.

No hay cartón con trampa más del que se ve:
la carga inmediata de tu material,
que amores superan lo circunstancial
y no hay nada cierto, no lo negaré.

Títeres en danza de aspecto febril
Juegan en la nada de las apetencias
cuando la torpeza duerme en su cubil.

Pero no es urgente despertar conciencias
es más inocente ser el tamboril
en las procesiones de las apariencias.

Hola.

A los buenos días del mundo y sus horas
porque nos despierten campanas del sí
y en hermosos sueños que tienen por ti
ojos de cigüeña y alas cazadoras.
Mañanas en manos de libertadoras
que al día se enfrentan como el colibrí
quien sin miedo canta su quiquiriquí
de gaviotas blancas y de gritadoras.
Ahora que dejo yo aquí esta canción
que al reloj de soles y a ti es dedicada
en esta secuencia, la más delicada,
que pueda expresarse desde el corazón,
siempre estén contigo, ánimo, ilusión,
y un abrazo alegre en la madrugada.

VALE.

Como ya suponen me doy al abstracto
a jugar palabras sin decir que digo
a explorar senderos en busca de abrigo
en esta incidencia que conmigo pacto.
Al igual que digo también me retracto
Sé que pierdo el rumbo a conciencia abierta
y en pocas toldillas me pongo a cubierta
donde esté trazada la derrota exacta
y los agoreros redacten su acta
que soy viejo lobo de tierra despierta.

GEOGRÁFICAS GEOMETRÍAS.

Prefieres las espirales
a cuadrículas y cubos,
varillas de acero y tubos
te gustarán diagonales.
Direcciones vectoriales
poco te dicen o nada,
tú eres de línea ondulada
e infinitas curvaturas
área en todas las culturas
que convergen "tangenciadas".

La pirámide no sobra
procede a fabricación,
solido en revolución
construido a pie de obra.
Cónicos sonidos cobra
de cables en laberinto
lo que resulta distinto
e inscrito en sus geometrías
se adscribe sólo a teorías
delineadas por instinto.

Y eres por decirlo así
la esfera que más estimo,
el no ser número primo
que no se parezca a ti.
Disculpa si interrumpí
tu poliédrica paciencia
y en onda de interferencia
irrumpió mi bisectriz,
fue por hacerte feliz
un rato con mi insistencia

´Ciudad

La ciudad ubicua es vivo reflejo
del cambio y la norma en las tolerancias
de la industria en pleno de las redundancias
una geografía que es puro aparejo
donde lo instantáneo ya resulta viejo
es el si me dejas de las arrogancias
y el que poco vales tú y tus circunstancias
importan aun menos que dar un consejo.
La ciudad que inmensa estructura de hechos
en lugar seguro esconde deshechos
hasta que rebosan y ya nos empapan
-remojad las barbas que vecinos rapan-
La ciudad que digo también en derechos
tiene nubarrones que en truenos destapan.

lo más moderno.

Lo más del momento o lo que aparenta
esto que nos hace pensar lo que somos
a veces viñetas y otras veces cromos
de un escaparate sin que salga a cuenta.
Figuras abstractas en tamaños tomos
que se difuminan entre las paredes
como el humo amargo que escapa de redes
y cierra las puertas y asegura pomos.
Para que contarles si saben ustedes
lo que entre cortinas y lienzos se agita
el arte en fragmentos las vidas imita:
"cosas mi buen Sancho por ciertas veredes"
La visión canalla por ñoña se cita
en las realidades que del ojos escapan
mientras que vacíos de vahos se empapan
y el ceremonioso a sí mismo evita.
Diré en mi descargo que obras me atrapan
en idilio vano con abstractas huellas
y me identifico sin pensar que en ellas
las indiferencias ni están ni se tapan.

De traslado.

Imagen

El muro cultural del romancista feroz.

Imagen
La  cultura cañi estrafalaria que es de moño acostado y peineta de alcayata y  floja de bragueta criticona, vulgar y ordinaria, gritadora por innecesaria. La cultura del tiralevitas con el culo cosido a tiritas en las cotas tontas  de pantalla de quien habla más de lo que calla, si le pasas de largo lo evitas.
La cultura del pícaro escaso al que elevan los medios y medias, los de circo sin pan me remedias, ya sabéis lo profundo del vaso. La cultura del no te hago caso si es que vienes pidiendo derechos eso es cosa de progres estrechos que te acusan menean  y escrachan, quienes  siguen en pie y no se agachan ni se pringan en sucios cohechos.
La cultura de telenovela y  de serie de zombis pelones de garrulos llenos de ambiciones y el bufón del capullo la vela. Elegancia de borra y franela para tardes y noches de embrollo de gualtrapa y alitas de pollo al limón y al olor de fritanga. a se vende el país ¡una ganga! con tan poca cabeza es un chollo.


Don Miguel y Avellaneda.

Imagen
Melindroso se nos puso Don Miguel con la obra del osado Avellaneda desdoblando a la cuadrilla en almoneda caballeros en los pliegos de cordel.
Por caminos de ensoñada polvareda y muy claro se comprende vuestro enfado situar al tal hidalgo en otro estado porque acaso vos penséis que os deshereda.
Echad la culpa al hambre de oro y seda que acaba en un delirio consentido sabiendo que el mugriento socorrido hará por las lentejas lo que pueda.
Sabéis que Don Quijote dejó el nido por mano y pluma de vuestro talento no puede ser negado cada intento por vos que sois un galgo bien corrido.
Así vuestra merced con este cuento no tema que este siglo ya lo ensalza y sabe cada cual el pie que calza que vive mucha prole de su invento.
Porfíe si es que quiere y siga al alza Su duelo  don  Cervantes Sayavedra;  impresa  como al fuego en bronce y piedra quedasteis  la palabra que os realza.

Romancillo.

Contaré una historia como un pregonero en un romancillo de titiritero Añil y naranja, azogue y pañuelo. En la negra noche cuando alcanza el sueño y  el árbol traduce la canción del viento. Cuando los caminos, Ancianos  senderos esconden al hombre oscuros secretos y  las amapolas, negras como besos, piensan que la luna camina por ellos.
La luz se imagina Sobre un  aparejo grumete de auroras cumplido gaviero de un bajel de nubes arcano y  espectro, desconsiderado, el vigía atento grita en los más alto ¡Nuevas Tierras, Cielos! ¡bogamos hermanos! rumbos de misterio con las marionetas talladas muy  lejos, harapos sin hilos, de temple  sereno se aventuran  dulces en obras sin  tiempo. Cuando en las aldeas La flor del  almendro traía la vida   mas sin aspavientos.

Mujeres. Maricoplas. Al rabelillo.

A todas la marichuches,
maricracias, marilelas, 
a las marías gemelas
y a las mariquemescuches,
también a las mariluches,
y las mariabotón,
junto a las marilusión
y apasionadas marías
les dejo estas alegrías
al rabel por la ocasión.

A las maricabezotas
y a las mariyolohago
a las marivengauntrago
y a las maritomonotas.
Seguro a las marisotas
y a las mariasloculelas,
las maestras mariescuelas
y a las maríainstituto
a las maris mi tributo
con mi marilentejuelas.

A las mariasmujeres
y a las mujeres María
a las mariadedía
y a las marinomequieres.
A las marilibreeres
y a las maríaestadillo
a las marielestribillo
también las maritragedia
y a las maríascomedia
y a todas las maribrillo.

Estimadas mariquiero
mariamadas, marichulas,
mariespejo, marigulas,
maríasdemarimuero,
marivivas,mariacero,
mariverdad, marimira,
mariadicementira,
maripormariteamo,
marinadatereclamo,
mariamormialmarespira.

El beso.

Imagen
Francesco Hayez.
El beso. 1859. Pinacoteca di Brera.


Todo por un beso que te pediría en aquel rellano de las escaleras, un beso soñado si me devolvieras el beso que siempre se repetiría. Un húmedo beso si tú lo quisieras, un beso que llegue con cierta sorpresa de aquellos que saben a zumo de fresa, un beso de azúcar y de primaveras. Un jarrón de besos sentado a tu mesa para que en las tardes recuerdes audacias, un beso que rompa con las suspicacias que vuele en el aire como una pavesa. Un beso que pase de las diplomacias que en cálidas brasas no sepa a ceniza y con tantas ganas que nos paraliza. Colorido beso que te da las gracias.

Circo

Imagen
Buenos días mundo obtuso que ya no sabes reír ¿Cómo vas a discernir lo que es justo y el abuso? Yo prefiero ser iluso y en el circo algo bufón reclamando la atención cuando son tristes los días llenos de melancolías para empezar la función.
Salgan todos a la pista que renace la mañana abre al sol cada persiana ha venido a pasar lista. Cada persona es artista en la cuerda y el alambre y todos tenemos hambre de aplausos y bien estar de unas risas y un cantar que hagan mover nuestra osambre.

Santiago.

Imagen
Epístolas, cantares, escrituras,
en el libro de las revelaciones
el futuro de todas las naciones
por principio y fin de las culturas.
Profecías reveladas claro oscuras,
palabras del aposto peregrino
que toma posesión en el camino
del exacto acontecer del caminante
que arriba en paso firme y adelante
al cabo de la cuerda del destino.

Bufón

Imagen
Diego Rodríguez de Silva y Velasco. Sevilla, hacia el 5 de junio de 15991 – Madrid, 6 de agosto de 1660.

El bufón don Diego de Acedo, el Primo.

En el libro la esperanza
de Don Diego Acedo, el primo,
bufón que con mucho mimo
lee en la letra su mudanza.
En su seriedad de chanza
la tragedia de sus días
preñados de fantasía
y de un duelo que en su luto
es tan grande y absoluto
que su risa está vacía.

La tristeza del bufón
trágica alegra al poder
del grande que sin saber
le destroza el corazón.
Siempre la misma intención
que quien situado arriba
te atrapa en su perspectiva
y tus paisajes tritura
cuando el alma te tortura
en su alegre comitiva.

Enrique Sabaté. 07-IV-2013.

Menipo

Imagen
Diego Rodríguez de Silva y Velasco. Sevilla, hacia el 5 de junio de 15991 – Madrid, 6 de agosto de 1660.

Menipo de Gadara. Museo del Prado.

Filósofo agitado y saturnal
sobre libros el mundo te resbala
porque burla tu boca cuando exhala
diatribas al sueño terrenal.
Funerario nocturno y natural
diletante y cínico confeso
disputándole al perro cualquier hueso
y a la vida con sátiras reclamas
que te salve de absurdos que sin llamas
te exigen argumentos poco espesos.

Nadie sabe que pasa por tu mente
cuando miras con ojos tan airados,
parece que quisieras dar bocados
a quien pasa por bobo diligente.
La palabra y el libro son tu fuente
que pueblos y personas necesitan
no epigramas solemnes que recitan
los gramáticos obtusos e impasibles,
tú les mandas tu higa por horribles
y cascadas harpías que se gritan.

Enrique Sabaté. 07-IV-2013.

Fabulista.

Imagen
Diego Rodríguez de Silva y Velasco. Sevilla, hacia el 5 de junio de 15991 – Madrid, 6 de agosto de 1660.

Esopo. Museo del Prado.

Cuentista acertado y fabuloso
este mundo engrandece en tu mirada
con la frente y el alma despejada
tu razón es brutal en lo industrioso.
Tus palabras astucias de raposo,
en libros construidos de argumentos,
nada excluyes cuando al narrar tus cuentos
elevas en personas y animales
tantas causas y casos naturales
que en lógica nos mueves a esperpentos.

Filósofo de viñas y verdades
tan sabio como escaso de materia
tu vida entre cascajos y miseria
enseña de pocas necesidades.
Te conservan tan bien tus dignidades
que acaso si sabemos aprenderte
lo mismo cambiaría nuestra suerte
y fuéramos un tanto más humanos
que no esta inconsistencia de fulanos
de obtusa vanidad al aguafuerte.

cromlech

Imagen

Tu sendero con los lobos.

La Luna disimula los senderos incluso los disfraza de ternura, los pinta de bondad los elimina del mapa del recuerdo y los ignora.
Buscabas acomodo en su  silencio, sus  cómplices mirada de danzante, la astucia de sus brumas que te oculte no sólo la intención también los pasos.
Masticas tus  amantes pudorosos voraces devorados por incautos sin límites ni oscuras  inocencias.
Caíste en lo que  sólo es una trampa: compartes el sendero con los lobos,  no aciertas su  bondad a dentelladas.

Poemas sobre fotos

Imagen
Imagen
Permita compañero del sombraje
que escriba este soneto a lo italiano
a modo del satírico fulano
que habita los sarcasmos por paisaje.

Ya sabe donde acaba este viaje
que emprende sin pedirlo cada humano
la senda que nos presta a ser de mano
peleles en continuo reciclaje.

Alcancen nuestras vidas lo asombroso,
en plazas de mercado y callejuelas,
lo espacio temporal y lo tramposo.

Lo mágico nos sirvan en novelas
-electos por lo lúcido y hermoso-
amando a colombinas y antonelas.

Kike Sabaté. 27-III-13.
Aquel que en alto se engola
porque piensa más valer
que el prójimo, lo has de ver
envuelto en su propia bola.
Que piense en su carambola
y en su oficio de bufón
del poder y en la función
de sarcástico se crece
es según me lo parece
el bobo de la reunión.

Ría de su bufonada
y crease su talento
pero lleve usted su cuento
a su igual que vale nada.
Quedan el tiempo y azar
en palabras conjugadas
en bazas equivocadas
que no supimos jugar.
Pero no quieras llorar:
No fue tu apuesta el amor
ni las ganas ni el ardor
que fue un envido a la suerte
y en tanto llegué a quererte...
Que tú me hiciste el favor.

Y no quiero que me quieras,
nunca ama la razón
ni se estrena la pasión
salvo en ilusas quimeras.
Las dudas son pasajeras
que se empeñan y me habitan
tanto porque necesitan
asomarse al triste abismo
que es siempre lo que uno mismo
y sus querencias imitan.

Será pura vanidad,
congoja de libertino
que por pensarse divino
siempre ocultó la verdad.
Suenas a hueca humildad
cuando ya el reloj no fía
y en los dados la agonía
no da crédito y el juego
es un ardid de tu ego
que te niega cada día.
A cuenteros y cuenteras. A Zia Mei y Sael.

La Luna vive del cuento
en las palabras soñadas
donde el jardín de las hadas
y en los carmines del viento.
La Luna encuentra su aliento
en las bocas animadas
por sus salidas y entradas
de palabras con acento.
La Luna de noche llega
y luce como un candil,
al corro dicen que juega
rodando como un barril
y que templa en su bodega
un sonoro tamboril.
Cuervo en una rama de cerezo.

No alcanzarán mis graznidos 
la hermosura del cerezo,
es mi canto un aderezo
sin belleza en sus sonidos.

El banco en copos tendidos
y pétalos de reyerta
en la primavera muerta
de plumas negras y olvidos.

El hambre espera a la puerta
al filo de los cuchillos
enseñando los colmillos
para este combate alerta.

Un enjambre de martillos
sobre la fragua tiritan
y las estatuas marchitan
los golpes en sus nudillos.

Las gaviotas siempre gritan
por encima de las velas
verdades que en sucias telas
injustamente se imitan.

Siempre las mismas espuelas
hincan los mismos ijares
y en iguales malabares
con las mismas te consuelas.

Soy lo que sé que en mis pares
en un reflejo sombrío
miro mi marcha en el río:
Cuervo para mis pesares.

Hombre y lobo

Imagen
Sobre otro fragmento de Dimitri Papagueorguiu.


Hombre y lobo soy, lo sé,
y en el eco me contesto
con la luna manifiesto
que si harapos vestiré
por nada yo callaré,
si algo me pica lo digo.
Mi tiempo es el fiel testigo
de mis acontecimientos
hechos y padecimientos,
solo y a veces conmigo.

No hay senderos de bondad
en lo propio ni en lo ajeno
pero cada día estreno
caminos de voluntad.
Aúllo una realidad
entre montañas y valles
y el asfalto de las calles
me enseña miedo y engaño,
nada me resulta extraño
aun cuando aciertes o falles.

Pregunto el qué del sentido
que guarda cada existencia
y sé de la conveniencia
del recuerdo y el olvido.
Estoy bastante perdido
y pocas veces encuentro
para mis dudas de adentro
una verdad absoluta,
soy persona diminuta
en una espiral sin centro.




Imagen
De Dimitri Papagueorguiu.

Otro fragmento correspondiente a la ilustración de un poemario de Odysseus Elytis. La Bondad en el sendero de los lobos.

Al libro que el lobo guía,
con voz de luna ilustrada,
abre en mitad de la nada,
y ambos son "hambrepoesía"
o" lobamujergrafía"
tierra, mar, cosmos, sendero,
laberinto del viajero
que en la palabra es destino,
rumbo trazado en el sino
del retorno pasajero.

Mensajera del amor.

Imagen
A Berenice Ojeda.

Mensajera alada del amor sublime
desde mi ventana da al tiempo respuesta
ve con la palabra de amor indispuesta
en este vacío que amante redime.
No sólo el olvido, mas si es eso dime,
que vivo en las ganas de cada suspiro
en el nido eterno que cruel respiro
y sé que en sus brazos impíos y breves pequeña paloma
supiera que el blanco recuerdo del goce es el dulce aroma
en los ojos tiernos que contigo miro.

Colegio de Málaga.

Imagen
Línea del horizonte, Colegio Menor de San Ciriaco y Santa Paula. Vulgo de Málaga. Alcalá de Henares. A Fabiana Alonso.

La tarde refleja sobre el horizonte
a través de nubes algún privilegio
la línea quebrada recorta el colegio
y el suelo aparece tapiz pardomonte.
Se permite el cielo tanto sortilegio
de agujas y planos en las ramas vivas
que a la luz que muere distinguen cautivas
no sin que declamen un cerrado arpegio.
Se escriben torcidas no por primitivas
las letras que escoran un matiz moderno
quizá porque dejan atrás el invierno
y no por cercanas ni que las percibas.
Es el mismo paso por el mismo eterno
que no nos sitúa ni nos adecenta
al tiempo que rompe también se acrecienta
en sólidos graves y paisaje externo.
Por ser tan distinto parece que mienta
entre intersecciones que nunca se intuyen
aunque al mismo tiempo en si mismas concluyen
sin que se propongan ser muro que asienta.
Si te fijas mucho los trazados huyen
por la raya urbana que los precipita
ya que nada exige ni se soli…