lunes, 15 de febrero de 2010

Pasos sin objetivo.

No vengo de una tribu de profetas

que auguren psicodélicos nirvanas

ni soy el ruiseñor de las mañanas,

ni el mozo que te lleva las maletas.



Soy canto de metálicas cometas,

ecléctico ratón que a las manzanas

les dice: Majestades soberanas,

quien fuera como vos, reinas discretas.



No traigo la virtud, si el desacato

a toda imposición necia y taimada

que tome la codicia como norma



Mi nombre es muy común: el insensato.

Malgasto correrías,- en la nada-,

estéticas del fondo y de la forma.

lunes, 8 de febrero de 2010

Paseo por la ciudad.

Arcángeles de tiza y purpurina
imitan los asuntos de los dioses
en círculos humanos, tras sus poses,
de asfalto, minifalda y gasolina.


La prisa ciudadana, en la retina,
ahíta de labor, rutina y toses.
Apuesta capturada sólo a doses,
la banca siempre gana y los domina.


El hielo de este ron tiene trabajo:
la calle cenicienta es puro fuego
en cada resistencia inesperada.


Demonios que reciclan a destajo,
palabras de cartón, -ingrato juego-,
en esta persistente mascarada