No le cuentes nada al viento
quizá te escuche y se lleve
tu secreto y a la nieve
le vaya a ir con el cuento.
Ella lo dirá a mil ciento
botarates cristalinos,
sabedores de destinos,
cangilones de la escarcha.
Lo que con el viento marcha
es rumor en los caminos.


Comentarios

Amparo ha dicho que…
Me gusta este poema. Desde luego, el viento es pura desconfianza.
genessis ha dicho que…
Me encanta el arte que haces con la cotidianeidad...

Saludos cordiales
Enrique Sabaté ha dicho que…
El viento con mis palabras de agradecimiento.

Cuando sopla fuerte y rasga las velas además de ser pura desconfianza te atraviesa en medio de la mar.

Lo cotidiano es el arte del que vivimos.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.