décimas

Atardecer de lecturas
entre lilas y cretona
se alimenta la persona
también de literaturas.
El ingenio en aventuras
desde páginas gastadas
ofrece flechas y espadas
para derrotar la ausencia
que sume a la inteligencia
en la sombra de mil nadas.





No se construye una idea
sin la palabra precisa
que determina y avisa
al hombre que la posea.
Cada quien lo que desea
por su propia rectitud:
persigue o no la virtud
de toda razón impura,
como así mismo asegura
su origen en multitud.






El número de las cuentas
en un imposible saldo
te hace ser oscuro heraldo
frugal en hacienda y rentas.
Aunque en tu sonrisa mientas
no se oculta la verdad
que proclama tu hermandad
con el común de las gentes,
tus gestos tan elocuentes
afirman nuestra ansiedad.






El filósofo en su cueva
mira como el sol se marcha
y en su desnudez la escarcha
de la soledad renueva.
Para mañana que llueva
su cínica concepción
donde el Mundo es decepción
y al ladrarle como un perro
es el testigo del yerro
de cada generación.

Comentarios

genessis ha dicho que…
"No se construye una idea
sin la palabra precisa
que determina y avisa
al hombre que la posea".

qué lucidez de primera
echas a volar al aire
quieras o no rompe la
cordura estropeada
y toda razón viciada
se mece acongojada.


Saludos cordiales
genessis ha dicho que…
"No se construye una idea
sin la palabra precisa
que determina y avisa
al hombre que la posea".

qué lucidez de primera
echas a volar al aire
quieras o no rompe la
cordura estropeada
y toda razón viciada
se mece acongojada.


Saludos cordiales
genessis ha dicho que…
Hola Enrique,
por favor sacas una de mis entradas,pues no lo sé hacer....
no tengo la lucidez que tienes tú.
Gracias y saludos

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Te conozco