A Cuba.

Mi abuelo que fue soldao 
de rayadillo por pobre
no ganó en su vida un cobre
que no fuera bien sudado.
Ya en España licenciao
después de un triste reencuentro,
Cuba, de su pecho fuiste centro
y te amó siempre a conciencia.
Razón por la que en mi herencia
tengo un guajiro por dentro.

Vivió y murió jornalero
de sol a sol por el pan
en sus callos el afán
de hacer fértil el terrero.
Cuando en la huerta el sestero
caía a plomo y el río
bajaba seco, un vacío
de silencio lo embargaba
vi en sus ojos que soñaba
"con la imagen de un bohío."

Dónde fueron a parar
sus sueños de juventud
si sufrió una esclavitud
de quien le quiso explotar.
¿Por quién o qué fue a luchar?
Si el esclavo era su hermano
y su enemigo el tirano
que lo subyuga y lo afrenta
e igual arrasa una venta
que cualquier casa de guano.

No voy a contar sus penas
ni trabajos o fatigas
tan sólo que como hormigas
laboraron y en sus venas
y arterias de sangre llenas
igual color de rubí

de glóbulos carmesí
corrió cuando estaban vivos.
también los prendió cautivos
el vuelo de un colibrí.

Aire con buenas corrientes
para el águila y barrancos
en riscos de muros blancos
y universos transparentes

en térmicas ascendentes
para su vuelo  viajero,
trigales para el jilguero
y para ti la utopía
de no esperar cada día
atrapado en el alero.

Comentarios

Marisa ha dicho que…
Un bello homenaje
a tu abuelo.

Un gran abrazo.
genessis ha dicho que…
Señor poeta,
siempre me quedo prendada de sus dècimas tan perfectas...
Abrazos Enrique.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Gracias y disculpen mi tardanza.

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.