A cada quién su copla. Ybris, Júlia, Amparo, María Manuela, Mercedes, Eloisa ; y a mí mismo.



Guitarristas sin guitarra
suenan en un desconcierto.
Un ratón sueña despierto
tomando vino en la barra.
Hoy cuando vaya de farra

A la sala de tu fonda

Cambiaré la pena honda

Y seré de pedernal,

figurilla en un cristal,

militante de la Fronda.


Soy y seré jacobino,
ultraista y perdulario,
un "sans culotte" incendiario,
un ciudadano, un vecino,
un taimado peregrino
que se prendó de tus ojos.
Mañana seré despojos,
hoy soy espíritu amante.
Tú, Beatriz, y yo, Dante.
En mi infierno no hay cerrojos.



Las respuestas, con vuestro permiso las escribo aquí también.



Ybris.

El viento que nos envuelve,
ábrego de la nostalgia,
Ybris, la mínima magia,
grande que en la fe resuelve,
al par que el gozo devuelve
imágenes, del pasado,
de un tiempo ya extraviado
en un almacén de sueños,
de baúles y bargueños,
tus mundos iluminados.



Júlia.




Don Alegre y tía Vinagre,
complementos, Yin y Yan,
los versos del Capitán
no son de amor son de sangre.
Júlia, pescan al palangre,
son sus usos cuaresmales
escabeche de mortales,
vigilia, ayuno y pesambre;
eleva el llanto sus hambres
de ritos ceremoniales.



Amparo.


Irónico cual el cuervo
soy el Feroz Romancista,
Amparo, y equilibrista,
de un candente ritmo al verbo,
pobre y loco, nunca siervo
y aborrezco de los amos
de todo aquello que amamos.
Le dejo este afecto frío
a quien dando muerte al río
dice que así progresamos.


¡SALVEMOS EL HENARES!



María Manuela.


Allí en las carnestolendas
Del Cái chirigotero
romancista y marinero,
direte porque me entiendas:
Manuela voy si esas prendas,
amables de tu equipaje,
compartes, y este viaje,
cantas cuplés, pasodobles.
Eres de palabras nobles
y un cielo azul tu paisaje.


Mercedes

¡Quién no vive una utopía!
¿Qué coño puede ofrecer?:
opinión y parecer;
tú y yo en nuestra fantasía,
Mercedes, de cada día.
No como huida del Mundo;
sí por buscar lo profundo,
serenos en la ilusión,
ceniza con emoción
que alegra cada segundo.


Eloisa

Carne de flor, Eloisa,
flamantes hojas de hierba,
polvo de fruta en conserva,
colmillos tras la sonrisa,
somos y andamos sin prisa,
rayo allá en el horizonte,
ruiseñores en un monte
que a un amor cantan sus penas,
libres si, mas con cadenas,
entre Cupido y Caronte.


Comentarios

filoabpuerto ha dicho que…
Bueno, bueno, bueno..."por favó", pero... me dejas muda, que es cómo nos quedamos cuando tenemos tanto que decir...

Eres genial, Kike, tío,incendiario "sans culotte"... no te pongas nunca los "pantalones" je je je.

Un achuchón muy cariñoso para tí y abrazos también a "mis compañeros de copla".

¡muy emocionada estoy !

Merce
almena ha dicho que…
¡pero qué requetebuenos!

todos geniales

Besos!
no-no ha dicho que…
Estás insoportable, latly.
AbraBesos
ybris ha dicho que…
Eres grande, rabelista contumaz.
Yo no cito a mis debilidades por miedo a ser parcial, pero ya sabes que estás entre mis predilectos.
Quede aquí dicho con un abrazo.
amparo ha dicho que…
Me ha encantado!!!!! aunque creo que, después de todo, la respuesta sobra, jajaja, qué gracia. SALVEMOS, SALVEMOS EL HENARES.
(y pensar que, de niños, nos llevaban a bañarnos y a merendar en su orilla)
María Manuela ha dicho que…
Gracias Kike, contigo canto lo que quieras, a duo mejor.

Besos

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección