Reflexión sin fundamento.

Zurcí mi corazón con lana vieja

y con hilos violetas y amarillos;

sustraje de Saturno dos anillos,

si me atrapa en su red me despelleja.


Desoí de los sabios la conseja;

amígueme de golfos -en bordillos-

silenciosos, que ya cantan los grillos,

y caté del albillo a la verdeja.


He bebido buen vino de mil jarras,

apurando las heces del infierno,

en un cielo de violas y guitarras.


Comprendí que un amor resulta eterno

como un corto verano de cigarras,

la avelilla otoñal o el sol de invierno.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Buena reflexión.
Quizás por no tener fundamento.
No me imagino tu corazón zurcido con lana vieja.
Y tus amigos golfos seguro que son encantadores.

Abrazos
María Manuela ha dicho que…
Mentirosete...tus reflexiones siempre tienen fundamento.
filoabpuerto ha dicho que…
En esta cuerda floja que es la vida, nuestros pies buscan incesantes, basamento,nuestra razón fundamentos...

La lana vieja se quiebra, Kike, ¿será por eso que estamos continuamente zurciendo y rezurciendo el corazón?

Abrazos

Merce
Enrique Sabaté ha dicho que…
Tienes razón Ybris; a lo largo de la vida he tenido muy buenos amigos, y entre ellos los golfos fueron los mejores.

María Manuela; no soy mentiroso no, a veces siento que nada tiene fundamento y menos lo que yo pueda reflexionar.

Yo mi corazón lo tengo hilvanado con restos de frazadas que calientan en los momentos que se queda helado.

Ahora; disculparme por no pasarme por vustros cuadernos, estoy todo el día fuera de casa; me he metido en un fregadillo del que ya os daré noticias.
amparo ha dicho que…
Soneto colorista y "experiencial". La señora de la bandurria conserva buenas manos? Lo que hacen los genes
Júlia ha dicho que…
Me encantó, felicidades, poeta!!!
Enrique Sabaté ha dicho que…
Amparo, Júlia, muchas gracias.

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.