actos reflejos

He sentido en las voces del agua.
La extensa amalgama de líquenes verdes y rojos.
Una cesta llena de espíritus graves y adustos.
Un helecho seco que es casa de un grillo.
Una abeja torpe que no encontraría una flor en los prados.
He querido entender los presagios y las fauces grises
que muerden y matan y emergen del odio y la rabia.

He intentado saber y no había palabras ni voces ni espectros seguros de nada.
Cuando quise obtener las respuestas a cada pregunta todo era amenaza y verbos dudosos.

A cada silencio encontré que después de las balas le sigue el desgarro perfecto de la triste sombra.

Y sólo son niños que juegan con cohetes y bombas que arrancan las piernas y ciegan los ojos.

He sentido las voces del agua y los golpes de tos en la sangre, de fósforo y miedo en la boca terrosa y opaca, incapaz de entender tanto daño.

Y sus dioses siguen jugando a la guerra contando resecos chiquillos y el rencor que siembran con ira y metralla y el crimen oculto tras trampas contables y el dolor ajeno que también es propio y quedan los muertos, los que siempre mueren, las víctimas fáciles, las que nada cuentan.

He visto un lagarto a la luz de la luna silbando una rápida nota que los oídos no escuchan.

Pero estaban ellos los correveidiles del dólar y el euro, los que todo arreglan en nuevas franquicias de libre mercado.

Comentarios

almena ha dicho que…
Qué les importa a "ellos", si cada vida que arrancan la tratan como mera estadística para seguir disparando...

Me ha gustado muchísimo tu reflexión. Y tu personalísima forma de exponerla, Kike.

Un abrazo
Denavegantes ha dicho que…
Querido amigo, la tristeza y el dolor ajenos se me hacen difíciles de sentir en primera persona, solo la razón me transporta el dolor imaginado, a la fragilidad vencida de los que solo son espectadores de semejante intolerancia.
Sirena Varada ha dicho que…
Enrique, por fin leo algo consecuente sobre todo esto. Tenía que ser aquí, en tu blog.

Siempre te has manifestado atrevido y coherente, hablando de lo que realmente importa.


Un abrazo
ybris ha dicho que…
Desgarro tras las balas.
Dioses jugando a la guerra.
Y al final los muertos. Los muertos fáciles.
Injusta e innecesariamente muertos.

Da rabia ¿verdad. Kike?

Un abrazo.
María de Herem ha dicho que…
Un placer, a pesar de la tristeza, que es indesplazable también de la vida depredadora, poeta.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.