Decimillas

¿Qué horas son estas, de andar divagando?
Ni hay como, ni hay cuando,
se lleva la carga, se sube la cuesta.
La ilusión sonora que apaga el silencio
me hace ser oscuro y es tal la herramienta
que manejo y arde como pozo seco.
No sigo las reglas, aunque necesarias,
para hacerlas trizas, y expresar tormentas,
dejo que la intensa exclusión me atrape,
el polvo amarillo de horror al vacío,
y sigo instalado en las mismas causas,
sintiendo lo mismo que el resto del mundo.
Caigo si tropiezo en errar primero.
Sólo es una noche más.
Los barcos zarpan de los puertos cuando duermen las sirenas.
La Luna sigue con su cara desmayada, ahora se va encogiendo.
El río baja con el agua al cuello de ranas grises con motores diesel.
la carretera nacional aparenta ser una caravana de luciérnagas infatigables que van y vienen con algún sentido que no logro descifrar.
Continúo deshaciendo palabras en oraciones subordinadas a un concepto que jamás alcanzaré a entender.
Me precipito y conjugo verbos del infinitivo a un pluscuamperfecto inmóvil marcando el número de la teleoperadora mecánica de mi portero automático.
Como sigue siendo de noche, no escribiré sobre lo que es y no es y debiera o pudiera.
Da igual, quise empezar a escribir un poema y me he confundido una vez más.
Cambio un mito y dos o tres leyendas por un politono.
La noche sigue fuera.
El día en las antípodas.

Tanta trascendencia
no cabe en mi mente,
si soy tan corriente
como mi conciencia.
No encuentro clemencia,
en quien la pregona,
desde una poltrona
de seda o de cuero,
es tan embustero
como otra persona.

Es el ser humano
de todo capaz,
ser ave rapaz
o un perfecto hermano,
humilde o villano.
Portavoz de males
y hermosos retales,
sangre, carne y hueso,
espíritu y beso.
¿Sócrates y Tales?

Comentarios

ybris ha dicho que…
Con tan profunda introducción las "decimillas" se me hacen decimazas.
Quizás porque tus reflexiones siempre las leo con toda la grandeza emanada de la sinceridad de un espíritu nobilísimo y sincero.

Un abrazo, Kike.
almena ha dicho que…
¡de qué forma tan magnífica actúan "estas horas" en tu "divagar"...

Un abrazo, querido amigo.
Filoabpuerto ha dicho que…
Ve atento, Kike
que a esas horas sales
a mirar estrellas
como el sabio "Tales"
y caigas al pozo
por mirar "pa" los "celajes"

je je je

Un Abrazote

Merce
Sirena Varada ha dicho que…
Si algún día escribo un libro se llamará “Espíritu y beso”, creo que es una descripción inmejorable del ser humano. Por cierto, dices en tu bella poesía “Los barcos zarpan de los puertos cuando duermen las sirenas”. Eso es verdad, pero he de decirte que hay unas cuantas sirenas que jamás dormimos. Pero nos adentramos en la noche no para ver los barcos, sino para poder admirar el manto negro del mar nocturno.

Otro abrazo más, Kike.
Amparo ha dicho que…
Ten esperanza. Fenomenal la última. ¿Ranas grises con motores diésel? Razón tienes, está todo tan pegajoso y descompuesto, que dan ganas de buscar el exilio.
Abrazo
DENAVEGANTES (c) ha dicho que…
Que verdad es esa, cuando dices que ..Los barcos zarpan de los puertos cuando duermen las sirenas.
¿Cuantas veces partimos dejando atrás algo atrapado en el sueño, el silencio o la oscuridad?. Saludos pintor de versos. Adolfo.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección