Zorrilla a la muerte de Larra. Gracias a Almena.

El hambre agudizábale el ingenio.
¿Le importara al suicida literato
si se abriera un rincón aquel novato
achicando el elogio de otros genios?

El Fígaro se fue por el proscenio
en delirio de amor o en arrebato.
Paupérrimo el novel no fuera ingrato:
rompió su ayuno de más de un quinquenio.

Fue al cabo el epinicio catapulta
del joven insolvente e inspirado.
La cruel necesidad, a nadie oculta,

que sólo escapa quien es arriesgado.
¿Cometió la falta? Ya pagó la multa.
El Parnaso lo dió por indultado.


En su blog está el hecho.

Comentarios

Filoabpuerto ha dicho que…
Ya lo entendí

Bueno pues además de coincidir en la calle, también lo haces en talento poético, Kike,

Saluditos también a Almena
almena ha dicho que…
:)
gracias a tí siempre, Kike.

Un abrazo
(y otro para ti, Filo)
ybris ha dicho que…
Pues gracias a Almena y a ti por recordar un recientemente pasado aniversario.
¿Así que naciste en Fernández de los Ríos?
Yo nací no muy lejos y más tirando hacia Alonso Martínez.
Ya he puesto en mis invisibles recuerdos una placa en tu memoria.

Abrazos.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.