Clarividencia. A Ruth Domínguez.

Se cuenta entre esa nómina de locos


-expertos en humanos intereses-

que escriben en ligeros sirventeses

arreglos de acertados tontilocos.

Trasmuta sus conscientes comecocos

que encuentra en esta senda de cipreses

y enfrenta sin licencia los reveses

causados por ayunos “marimocos”.

Discurre entre tañidos populares

las cuitas de aserrín y calabaza

que anidan en zozobras de lagares.

Medita en un trajín de pan de hogaza,

lumínica visión de verdemares,

abierta a un horizonte de melaza.

Comentarios

Miquel ha dicho que…
joder....hoy me ha costao captarlo ¡¡¡ hay veces que tengo los ojos nublados y la razón opaca...
Enrique Sabaté ha dicho que…
La razón nublada es carácter de los inasequibles a la derrota.

Nos vemos.

Escribiré una última entrada en este blog y quedará cerrado de momento.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección