Digo que sé pero...

Ya sé de camino que lleva a la nada
ese que se lleva mis pasos de acero
donde solo hay grises y ningún te quiero
en el que no caben sombra ni posada.
Ya sé de lo amargo y cada día muero
sin otra apetencia que ser un despojo
que se certifica de herrumbre y rastrojo
que en el sinsentido se ve prisionero.
Sé que la tristeza mira de reojo
y que tanta angustia ya no me interesa
solo que el ocaso me siente a su mesa
y pueda librarme de este trampantojo.
Ya sé que he quebrado todas las promesas
y que nunca encuentro lo que voy buscando
así que ya es hora buena de ir cerrando
este laberinto con pocas sorpresas
y mejor más pronto que tarde y andando
que al margen me aguardan soledad vacío,
lo son me di cuenta territorio mío,
silencio y platea mas de contrabando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.