Hola.

A los buenos días del mundo y sus horas
porque nos despierten campanas del sí
y en hermosos sueños que tienen por ti
ojos de cigüeña y alas cazadoras.
Mañanas en manos de libertadoras
que al día se enfrentan como el colibrí
quien sin miedo canta su quiquiriquí
de gaviotas blancas y de gritadoras.
Ahora que dejo yo aquí esta canción
que al reloj de soles y a ti es dedicada
en esta secuencia, la más delicada,
que pueda expresarse desde el corazón,
siempre estén contigo, ánimo, ilusión,
y un abrazo alegre en la madrugada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección