Manifiesto.

Yo no escribo versos de marrón glacé
ni le busco al mundo la piel de naranja
ni aspiro al remate que las cosas zanja
de primera mano digo que no sé.

Y me importa menos cada vez la granja
donde se estabulan las letras perfectas
huyo como diablo de poses correctas
y al izar banderas me sobra una franja.

Prefiero las causas que no son selectas
sin tanto artificio y algo más sencillas
que si son narcisos, blancas o amarillas
les nazcan las hojas a su tallo afectas.

El peso que es propio cargo a las costillas
y nunca escarmiento sino en mis espaldas
cuando me echas agua que hierve me escaldas
de donde no agrado me aviento a cien millas.

Habitan mis cuentos cucos y giraldas
que solo me falta llamarme calleja
y de vez en cuando en una moraleja
decir que me gustan las brujas sin faldas.

Soy como la loba que parda y pelleja
corre los oteros y entra en la majada
y te da esos sustos que en la madrugada
se cobran las deudas sólo a tocateja.

Otro más que pace como la manada
y de lado a lado va como Vicente
que ve que se gasta su vida corriente.
Palabra de Hierro. En todo y en nada.

Kikesabaté, en Alcalá de Henares. Abril de Cervantes.

Comentarios

genessis ha dicho que…
Pues vea usted señor Enrique que el posteo que he hecho en mi sencillo blog he puesto un intento de soneto "ilustre señor", que años atràs fue en respuesta a una suya...
Saludos.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección