Un soneto, a usted.

A tiempo y a compás y aun ritmo fijo
escribe en el espejo sobre el halo
que queda del aliento a un intervalo
de ayunos ¿y ahora qué? sólo un prefijo.

Un número incompleto, un revoltijo
de dígitos en fila y con escalo
y no deja de ser bueno ni malo
la vista que resuelva el acertijo.

La imagen ha de estar distorsionada
si vemos cada quien cosas distintas
y no la que suponen esperada.

 Lo mismo que si grabo en unas cintas
esta conversación que es para nada.
Me miro en su cristal ¡Tengo una pintas!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.