Ocasiones y patrañas.

Tuviste la ocasión cara de almíbar

y ahora te lamentas de tu suerte.

Un gris desilusión te ata las manos

con nudos intrincados que entristecen

las tardes del otoño de tus huesos.

Inútil sensación para que sueñes

y olvides las palabras silenciadas

que quieres vomitar pero no puedes.

Alternas el dolor a rebanadas

de amargas confituras subconscientes,

zozobras que te asaltan y murmuran

probables secesiones en relieve

de un íntimo y osado desamparo

que a tientas incompletas te mantiene.

Podrás saltar por firmes pavimentos,

y andar por el portal y las paredes,

angostas de tus hipos y temores,

suplentes de estreñidos alquileres,

mas no saldrás de anclados soliloquios

por medio de una fuga inconveniente.

Subsistes sin que esperes nada a cambio

en cárdenas fracturas de pinceles

quebrándote y mermando en cada línea

sumido en el silencio permaneces.

Aceptas que un pretérito te absuelva

dispuesto a repararte y convencerte

del único acomodo que al engaño

resulta en un adverso continente

y ríes y estupendo te disfrazas

resuelto a entorpecer el cerco breve

que a golpes circunscritos en tu pecho

confunden la razón y la aborrecen.

Ahora que las anchas apetencias

resultan empedrados congruentes,

insólitos desaires, que conducen

sin falta posesiva y no aparece

resuelta en el enigma, se persuaden

y ordenan la incoherencia en tus sainetes.

Dirás que es pretencioso el contrapunto

que apura mis palabras y te hiere;

mejor será que siga mi camino

y muerda el comentario entre mis dientes.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Tanto si te lo dices a ti como si se lo dices a otro u otra suena desolador el silencio, la zozobra y el desamparo que empapa tus versos.
Quizás no debieras nunca morder el comentario entre tus dientes porque siempre hay una palabra liberadora en el esfuerzo por expresarnos.

Suerte y ánimo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Todo esto no deja de ser un canto a mí mismo, con permiso del poeta. Desolado...quizá sí...pero bastante lúcido al menos. Y es verdad que los comentarios no hay que dejarlos morir entre los dientes sino expresarlos y gritarlos aunque nadie los escuche.

Un fuerte abrazo.
antonio ha dicho que…
Todo, todo, todo, tiene su tiempo.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.