Un caso para un detective.

Silbaba el matemático

romances de Arlequín

y el viejo catedrático

peinaba un peluquín,

el caso es muy dramático

dijera el inspector:

no me parece estético

que a un pobre profesor

con cianuro sintético

le causen tal dolor.

Argumento mayúsculo,

resultan sospechosos

personajes de músculo

y algunos poderosos.

No habrá un lío minúsculo.

-Pregúnteme caballero

que yo le responderé

mando aquí soy el primero.

Por la posición se ve

que esto ha sido un accidente.

¿Y qué quiere que le diga?

pasan aunque no es corriente.

Que el trabajo tiene miga

y se le ha de hincar el diente.

-Señor yo no he preguntado

-Otra vez se adelantó

-Este bobo la ha pifiado

-El pastel se descubrió.

-Detendré esta vez mi enfado.

La investigación es mía

mientras aclaro el asunto

que yo soy el policía

y usted puede ser presunto

autor, hoy ya no es su día.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Realmente detectivesco.
Se cargan a un profesor y lo único que se sabe es quién es el policía que lleva la investigación.
Justo como al principio de todas las películas.
Menos mal que hay un momtón de sospechosos.

Abrazos
amparo ha dicho que…
Me parece que no lo entiendo muy bien. ¿Han matado al profe? Hoy he copiado una cosa sobre poesía y matemáticas que pienso poner en unos días.
Anónimo ha dicho que…
eñ profe ha sido asesinado.
El poema es una solemne tontería.
¿qué vamos a hacerle?, así soy yo.

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.