Décimas de la pasión. Entre el viernes y el domingo.

No llores, pan de centeno,

que las lagrimas saladas

vuelan por encrucijadas:

Que no te conmueva el trueno,

ni el rayo, siempre sereno

en ti el ánimo que templa;

pasan las cosas; contempla

que nunca un mal es vencido

sino por el bien habido

y en ti, el tal, no se destempla.


Tarde de conversación,

bajo la cósmica esfera,

tallados en la madera;

tiñes de añil la ilusión

con una alegre canción

saliendo, azul. de mis labios;

no soy uno de esos sabios

que saben cada respuesta;

soy una flor descompuesta,

una roca sin agravios.


Por cada vida que paso

voy sembrando con arrojo;

no aprendo a echarle el cerrojo

al alma y así me abraso;

soy, sin las alas, Pegaso

que no distingue y no alcanza,

ni aparta el golpe de lanza

que le ha de partir en dos,

errante en un intradós,

pierde, mas, no la esperanza.


Amor es irresponsable,

es informal, posesivo;

pide un interés lesivo,

es la sensación mudable;

no busques, en él, culpable

mancha ni afrenta menuda;

que no pueda, en ti, la duda;

déjale pasar si para

en tu puerta y te dispara

sus flechas y a él te anuda.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Bellas y reflexivas décimas para un denso fin de semana.

Un abrazo.
amparo ha dicho que…
Otra constante en tus versos son los desmanes del amor; siempre provocando catástrofes. Me resulta muy interesante esa indefensión con la que los rodeas, mezclada con el esfuerzo inútil por razonar lo que es irracional.
(Aprendiendo: nunca había oído la arquitectónica palabra intradós)

saludos
Enrique Sabaté ha dicho que…
Ybris ; mis días son así de densos, metafóricamente hablando.


Amparo: quizá exagero pero el amor es más un dolor que una alegría. Quizá por lo intrincado del caso. Considérame un místico del amor. Un arquitecto del verso enamorado.

Un fuerte abrazo.
filoabpuerto ha dicho que…
Como siempre, jugosas tus décimas y aquí estoy, extendiéndolas, hoy, sobre pan de centeno, la puerta, aunque entornada, nunca del todo cerrada... por si, en un disparo de flechas...alguna me alcanzara


Kike, el secreto de tu audacia es precisamente saberte sabio sin respuesta, flor descompuesta.

Un abrazo

Merce
Enrique Sabaté ha dicho que…
Merce querida; me alegra verte por aquí, el amor lanza flechas que hacen pupa, así que mejor resguardate en una almena de sus disparos. Es broma que nos venga el amor aunque sea lloviendo.

Un fuerte abrazo.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección