Sin una buena mano

Apúrese ese trago compañero
que envida al contrapunto nuestra suerte
dejándonos al cabo de lo inerte
sin tono en el tapete y sin dinero.

La astucia de un magnate petrolero
que abrasa en sangre negra -sombra y muerte-
en este sube y baja que divierte
a sotas de diamantes con sombrero.

Levántele los naipes de ese juego
que es sólo un solitario que adormece
las salvas de un gentío en la impaciencia.

Se obliga a quien arrastra en su indecencia
la marca del tramposo, y en sus trece
recurre a toda página  su ego.

Comentarios

Miquel ha dicho que…
las cartas son terribles....
Begoña ha dicho que…
Unos manejan el juego y otros pagamos la partida. ¡Que cierto!
Saludos
TORO SALVAJE ha dicho que…
Pronto no quedará ni el tapete.

Saludos.
María ha dicho que…
Hay varios juegos, la vida es uno de ellos.

Un beso.
Gárgola ha dicho que…
El ego es más grande que el juego. Ganar a veces no es lo que les sube la adrenalina y sí enarbolar la trampa. Contenta de volver a leerte y tener tiempo para comentarte.
Besos Kike.
Amparo ha dicho que…
Hace mucho que no veía esa rima en los tercetos. Estaré de vacaciones; te leeré, no obstante. Espero que no te dejen seco y sin cartas en el juego.
Un abrazo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Los naipes en el juego le aseguro
que a veces se reparten en exceso
y engordan a la banca en un suceso
de acrósticos y gráficos. ¡Qué apuro!
virgi ha dicho que…
¡Qué bueno que volviste!
Y afinado, como acostumbras.
Un fuerte abrazo.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.