Una estrella del rock

Una estrella del rock y el infortunio
en la cresta violenta de la fama.
Marioneta de un triste psicodrama
en su voz de lobera en  plenilunio.

Desdichado juglar sin pentagrama,
fugado en diagonal de los abismos
porosos y engendrados por si mismos
en una brevedad de telegrama.

Arritmias en  mortales absentismos,
cadentes y en concierto de amarguras
del éxito en las cumbres más oscuras
cubiertas de dorados espejismos,


Pagana en el altar de las conjuras
de estúpidos cofrades de la envidia
pudientes de la usura y laperfidia
tatuada en pagarés y en escrituras.

Pequeña muselina en una lidia
de roncos jabalís y chatarreros
armados en sus trajes de embusteros
sujetos a la piel de su desidia.

Tenías que perderte en agujeros
malditos de autoengaño y mala estrella
amarga en cada cuello de botella,
lucida  en venenosos compañeros.

Si el filo es muy agudo más se mella
y tiende en su dureza a quebrantarse
al punto  que  termina por quebrarse
igual que rasga  el aire una centella.



Comentarios

Miquel ha dicho que…
creo que no le gusta el heivy metal ¡¡¡¡
Laura Caro ha dicho que…
¿Amy?
La fama y la tristeza van demasiadas veces unidas.
Un abrazo, Kike.
Enrique Sabaté ha dicho que…
En realidad su música es el Soul y la desdicha su esencia y en su existencia un centón de penas que conmovían y presagiaban este triste final. Que la tierra le sea leve.

Un abrazo.
Jesús Arroyo ha dicho que…
¡Qué la tierra le sea leve!
Ya nos ha dejado su esencia.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Estoy oyendo por la radio que es número uno en ventas. Cuanta paradoja.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.