Me voy a marchar un rato
a darle a la mente vueltas
interprete de las sueltas
rulas que le da a la casa el gato,
escribiré sin recato
aquello que se me ocurra
lo que a la sazón discurra
en mis instintos primarios
leídos en diccionarios
casuales sin que me aburra.

 Tengo unas cuentas pendientes
conmigo mismo y mi ego
donde se vacía  el fuego
de mis calderas hervientes,
tengo que afilar mis dientes
y tragarme en dos bocados
los pasos equivocados
en los senderos cortantes,
voy a apurar los instantes
en mundos nunca soñados.

Quiero repetir errores,
equivocarme mil veces
en el estanque y los peces
con paraguas de colores,
cacareados doctores
por la veleta  del gallo
desnudo en su hierro al rayo
de mil tormentas nocturnas,
y en tertulias taciturnas
ser asno, mulo y caballo.












Comentarios

Miquel ha dicho que…
Pués...salut ¡
Amparo ha dicho que…
Bueno, parece que tienes muchas cuentas que ajustar. Apura los instantes, sí, y desde luego no te aburras escribiendo: eso nunca, antes quemar el lápiz.
Un abrazo de diciembre.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección