Pan quiere la vaca
y yo le doy pan
con curioso afán
de mi mano saca
como una carraca
el reseco trigo
que amasó el amigo
después de segado
yo andaba empapado
y con poco abrigo.

La tierra gallega
que en verde humedad
con la soledad
de las almas juega
y en belleza entrega
lo que no recibe
el paisaje escribe
versos ateridos
de abrazos dormidos
que nadie percibe.

Comentarios

Miquel ha dicho que…
salut ¡¡¡

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección