Quijote


Con rostro triste y del dolor vencido
se acerca valeroso, aunque abatido,
al curso de la noche más hiriente,
con signos advertidos de demente;
curioso, sorprendido y errabundo,
utópico, guerrero vagabundo,
quijote y caballero el más querido

Atrás dejó quimeras inconclusas,
ilógicas batallas aún confusas,
de hazañas y de entuertos que deshizo.
Inquieto nigromante  que en su hechizo
la luna le señala y obsesiona;
y esconda donde esconda su persona,
le sigue en la derrota sin excusas.

Errático galán  enamorado,
platónico febril y alucinado,
las damas que imaginan sus amores
sublimes,  si le ofrecen sus favores,
en duelos y quebrantos se figuran,
le vencen, le lastiman y torturan;
y al cabo por Cupido es derrotado.







Comentarios

Miquel ha dicho que…
bueno ¡¡
Amparo ha dicho que…
Hola Enrique: nada más decirte que tienes una voz fabulosa y mucho salero para contarlo todo, aunque hagas un viaje sin retorno!!!!
Enrique Sabaté ha dicho que…
Gracias Miquel.

Amparo me alegró mucho verte y también que te haya gustado lo que hago, me lo paso bien y eso es lo más importante, pero tienes razón siempre emprendo caminos que no tienen retorno y no sé si llegan a parte alguna.

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.