Charlemagne et ses Lavdes. En Notre Dame, París.



 





Allá en la isla de Francia
Carlomagno y sus guerreros
esperan a los viajeros
en su feroz elegancia.
"Mon seigneur", en la distancia
os presento reverencia
a vos que sois quintaesencia
de una Europa de verdad
y no de esta iniquidad
de banqueros sin conciencia.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Te conozco