Periferia.



Yo soy de la periferia
de un barrio poligonal
del gran Madrid capital
del lujo y de la miseria.
Yo soy el que ve la feria
según del modo que va
y no miro más allá,
por no ver algunas cosas
que aun siendo feas o hermosas,
de un ardite se me da.

No sé ni mucho ni poco
cuatro reglas y no más:
no volver de donde vas,
lo que no es mío no toco,
no dejar de ser un loco
en espera de sorpresas,
darte amor cuando me besas
en silencio o a bocados
y servirte azucarados
diálogos con las fresas.

Caminé muchos lugares
sin ser de ninguno y todos
siempre respeté los modos
de otras gentes cual mis pares.
Vivo en Alcalá de Henares
y tampoco soy de aquí
pero se me impregno a mí
un no se qué de este valle,
para no entrar en detalle
mucho fue lo que aprendí.

Al cabo soy trashumante,
golondrina y gorrión,
ave de paso y porrón
andarríos caminante.
entre otras cosas brigante
y corsario de la meseta
gaviero de la veleta
que se mueve con el viento,
curioso por irredento
y un aprendiz de poeta.

Comentarios

Amparo ha dicho que…
Me gusta este final; ¿has visto tú el andarríos lo chulo que es andando?
Bueno, necesito un poco de tiempo para leerlo todo, que tienes un ritmo bloguero raro, entre desierto y vergel.
¿No eres de Alcalá?, ah, creí que sí.
Eso de la periferia está por definir, depende del punto.
Un abrazo
Enrique Sabaté ha dicho que…
partiendo del centro, no digo yo que no estemos en la periferia, si me permites hasta en la periferia de la más periférica de las galaxias.
El andarríos es un pájaro la mar de hermoso y chulón.

Gracias un abrazo para ti también.

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.